Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juicio por las adjudicaciones de Fitur a Gürtel arrancará el 31 de marzo

El TSJ valenciano fija la fecha para sentar en el banquillo a 13 acusados

Entre los procesados están dos exconsejeras de Camps y la cúpula de la trama corrupta

Francisco Camps y Rafael Blasco declararán como testigos

El primer gran juicio del caso Gürtel arrancará el próximo 31 de marzo. Es la fecha señalada por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) para iniciar la vista sobre las adjudicaciones de la feria Fitur a la trama corrupta, que se embolsó cinco millones de euros por la organización del pabellón de la Generalitat en la feria turística entre los años 2005 y 2009.

En el banquillo se sentarán 13 procesados, entre ellos las exconsejeras de Turismo Milagrosa Martínez y Angélica Such, y la cúpula de la red Gürtel, por supuestos delitos de cohecho,tráfico de influencias, prevaricación y malversación. La Sala de lo Civil y Penal ha previsto celebrar 43 sesiones que se prolongarán hasta mediados de octubre, según informa del TSJCV. El primer día de juicio se consumirá en las cuestiones previas y lectura de escritos, y las declaraciones está previsto que comiencen el día 3 de abril con Mónica Magariños, empleada de una de las empresas de la trama, y de Cándido Herrero, directivo de Orange Market, la franquicia valenciana de Gürtel que logró las adjudicaciones.

Entre los testigos figuran el expresidente de la Generalitat Francisco Camps, que fue absuelto por un jurado de la acusación de haber recibido regalos de la trama, y el exconsejero de Solidaridad Rafael Blasco, actualmente en el banquillo por el fraude en las ayudas a la cooperación.

En su escrito de acusación, la Fiscalía Anticorrupción pide para Milagrosa Martínez, actualmente diputada autonómica y alcaldesa de Novelda (Alicante), 11 años de prisión y 34 de inhabilitación. El ministerio público considera que la exconsejera del Gobierno de Francisco Camps y su ex jefe de gabinete Rafael Betoret -condenado en el caso de los trajes y para el que también se pide una condena de 11 años- fueron los máximos responsables de las irregularidades y delitos cometidos supuestamente en la Agencia Valenciana de Turismo. Su actuación, según el fiscal, tuvo “el inequívoco propósito de hacer posible la adjudicación a la empresa Orange Market” de los contratos de Fitur.

Sin la ayuda de Martínez, Betoret y otros cargos públicos de menor rango, Orange Market “no solo no habría podido lograr ser adjudicataria de contrato alguno, sino incluso ser admitida como empresa participante en el concurso, por carecer de la necesaria solvencia técnica”.

En la lista de acusados está también la sucesora de Martínez en Turismo, la exconsejera Angélica Such, para la que la Fiscalía pide 10 años de inhabilitación para empleo o cargo público por prevaricación; el jefe del Servicio de Promoción del departamento, Jorge Guarro (siete años de cárcel); el jefe del área de Mercados, Isaac Vidal (11 años de prisión) y la coordinadora de ferias, Ana Grau (siete años de cárcel), entre otros.

Los cabecillas de la trama también se enfrentan a elevadas penas, ya que la Fiscalía pide 10 años para Francisco Correa por delitos continuados, como autor o cooperador necesario, de tráfico de influencias, malversación de caudales públicos y cohecho. Y 11 años y medio de cárcel para Álvaro Pérez y Pablo Crespo (considerado número dos de la red).