El exalcalde de Ourense insiste: “Jamás he visto un Rolex ”

"Nunca he tenido más de 22.000 euros en el banco", afirma Francisco Rodríguez

“No he visto un Rolex delante en mi vida”. El exregidor socialista ourensano Francisco Rodríguez rompe un silencio de 16 meses pronunciando la misma sentencia con la que se despidió cuando presentó su forzada dimisión de la alcaldía tras ser detenido en la Operación Pokémon. Coincidiendo con el levantamiento del secreto del sumario, que desvela que la juez Pilar de Lara detectó en sus cuentas “entradas en metálico de importes fraccionados” con ingresos de hasta 264.000 euros, Rodríguez insiste en que su único patrimonio es “un piso de 95 metros cuadrados hipotecado al 100% a 30 años y un Opel Astra de 12 años”. El exalcalde insiste en su inocencia y se aferra al testimonio del jefe de Vendex en Galicia, José María Tutor, que —frente a la declaración del delegado del grupo en Ourense— negó ante De Lara tener constancia de que la empresa hubiera hecho regalos a Rodríguez.

 Las cuentas que han llamado la atención de la instructora del sumario —la juez vincula “percepción de sumas dinerarias” al “favorecimiento empresarial” del exalcalde hacia Vendex— evidencian que Rodríguez y su pareja, Mercedes Astorga, adquirieron en 2009 cada uno de ellos una vivienda con su correspondiente plaza de garaje y trastero en el mismo inmueble del barrio de A Ponte. Pagaron entre ambos por las dos viviendas algo más de 300.000 euros.

El exalcalde insiste en que ese es su único patrimonio frente a la consideración hecha por De Lara de que los bienes de la pareja “no se corresponden con los ingresos legalmente percibidos”. “Mi compañera recibió la liquidación de la empresa en la que trabajaba [antes de su incorporación a Aquagest], recibe pagos periódicos de su exmarido para los gastos de su hija en Madrid, y sus padres, que estuvieron 30 años en la emigración, le regalaron un buen coche y le dejaron alguna finca en Verín”, detalla Rodríguez. “No hay nada más. Ni viajes, ni pisos en Brasil ni nada de nada de nada”. “Animo a quien quiera a que acredite que, después de tres décadas en la política, tengo algo más que ese piso hipotecado y el Opel”.

Las cuentas bancarias que maneja la juez evidencian que entre el exregidor, su compañera y su hija superaron los 73.262 euros en 2009. El exalcalde asegura que nunca ha tenido en el banco más de 22.000 euros — “la mayor parte de las veces ni siquiera llega a los 8.000”, puntualiza— y atribuye los ingresos fraccionados en metálico a sus “constantes números rojos”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS