_
_
_
_

Educación anuncia un aumento de 95 unidades para el próximo curso

Varias entidades rechazan las supresiones de Infantil como un ataque a la escuela pública Escola Valenciana reclama que se estudie caso por caso

Familias y profesorado del colegio Sara Fernández ante la Consejería de Educación.
Familias y profesorado del colegio Sara Fernández ante la Consejería de Educación.

El curso que viene habrá 95 unidades escolares más que el actual en los centros públicos de la Comundidad Valenciana. Lo aseguró ayer la Consejería de Educación como avance del documento de planificación del curso, conocido coloquialmente como arreglo escolar, que se publicará “los próximos días tras estudiar las alegaciones presentadas por los consejos escolares municipales”.

Educación hizo coincidir el anuncio con las concentraciones celebradas ayer mismo ante su sede principal, en Valencia, y ante el Palau de la Generalitat, en protesta por la propuesta inicial de arreglo escolar. El manifiesto leído en esta última, convocada por la Plataforma en Defensa de l’Ensenyament Públic, denunciaba que el arreglo escolar “ataca frontalmente el sistema educativo público valenciano como consecuencia del aumento de ratio en las aulas y la política establecimiento de Distrito Unico”. También se advirtió que el arreglo no afecta a la enseñanza privada, que resulta favorecida.

La plataforma está integrada por sindicatos, asociaciones de madres y padres de alumnos, de estudiantes, sindicatos y otras entidades relacionadas con el mundo de la enseñanza. Previamente, por la mañana, ante la consejería, la comunidad educativa del colegio Sara Fernández, de Valencia, proclamaba “el Sara no se cierra” y “no al aula mixta de 3 y 4 años”.

La protesta continúa

 En el comunicado que anunciaba una corección de unidades al alza tras las alegaciones, la consejera de Educación, María José Català defendió la adaptación de las unidades educativas al aumento o descenso de la población escolar en cada municipio. “Especialmente tras el proceso de admisión”, agregó, y entonces “todo dependerá del número de niños de tres años que accedan a los centros”. A falta de una resolución definitiva, Educación anticipó que se crearán 326 unidades y se suprimirán 231 respecto al curso actual. El mayor aumento neto se producirá en Primaria y Educación Especial. Según este balance provisional, en Educación Infantil se suprimirán 34 aulas menos de las previstas en el borrador inicial.

Escola Valenciana consideró que las protestas tienen más sentido tras las cifras facilitadas por Educación (254 nuevas unidades y 224 suprimidas en Infantil y Primaria), ya que no indican “cuántas unidades se pierden de enseñanza en valenciano”. Ante las cifras globales y porcentajes oficiales, exigió “estudiar caso por caso la realidad de cada centro y las necesidades educativas específicas”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_