Fomento apaga las farolas de 100 kilómetros de autopistas

El ministerio deja sin luz artificial el 25% de las carreteras de su competencia para ahorrar El Gobierno de Rajoy justifica parte de la pérdida de la iluminación por “el robo” de cobre

Confluencia de la A-5 y la M-40 en una noche de tráfico denso.
Confluencia de la A-5 y la M-40 en una noche de tráfico denso.SAMUEL SÁNCHEZ

La red de carreteras del Estado en la región cuenta en la actualidad con 265 kilómetros con sistemas de iluminación artificial “activos durante la noche”, lo que supone un 25% menos respecto a 2010. Ese año 356 kilómetros se encontraban iluminados. En 2013 hubo 64 víctimas mortales en las carreteras madrileñas, tres fallecidos más (un incremento del 5%) que en 2012. De esas muertes, 27 se produjeron en las carreteras de la Comunidad de Madrid, lo que supuso una disminución del 10%, ya que fueron tres víctimas menos. Las otras 37 víctimas mortales fueron en las carreteras del Estado: seis víctimas más respecto al año pasado, con un incremento del 20%.

“No hablamos de una cuestión estética ni de confort, hablamos de seguridad, de evitar accidentes y por tanto víctimas... Nos encontramos ante una decisión muy poco responsable y muy peligrosa”, denuncia Rafael Simancas, diputado nacional del PSOE. Frente a la tendencia a la baja general —en 2013 fallecieron en España 1.128 personas en vías interurbanas (un 13,3% menos), estableciendo el mínimo histórico—, Madrid fue una de las pocas autonomías en las que aumentaron los muertos junto a La Rioja (de 6 a 13, un 116,6% más), Cantabria (de 10 a 15, un 50%) y Murcia (de 32 a 34, un 6,2%). El Gobierno de Ignacio González subraya que las muertes en las carreteras de su competencia han descendido un 76% desde 2003, cuando hubo 114.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy argumenta que la iluminación a cielo abierto “no es necesaria, de acuerdo con la normativa vigente, que sí establece su obligatoriedad en tramos de carreteras que discurren en túnel”. Además, Fomento asegura que viene actuando “según lo establecido” en el acuerdo del Consejo de Ministros del 11 de marzo de 2011 sobre eficiencia energética y las instalaciones de alumbrado de la red estatal.

El Gobierno de Rajoy sostiene que la pérdida de la cuarta parte de la luminosidad de sus vías en Madrid se debe “fundamentalmente” a la entrada en vigor de las medidas adoptadas para reducir el consumo de energía eléctrica del pasado 12 de junio de 2012. Y afirma que también se debe a que “determinadas entidades” no han hecho frente a los suministros o al mantenimiento de las instalaciones de alumbrado, que tenían a su cargo.

En concreto, Fomento aduce que los destrozos ocasionados “por los robos continuados de cable”, especialmente en determinadas zonas como los alrededores de la Cañada Real, hicieron “poco menos que inabordables” los gastos en iluminación. Debido a esto, por un lado la concesionaria Cintra y por otro el Ayuntamiento de Madrid “desistieron de seguir arreglando” los tramos de la A-3 que dependían de ellos, según los responsables de Fomento. El gabinete de Ana Botella afirma que esta y otras carreteras mencionadas "son de titularidad estatal, y por lo tanto de su conservación".  “Parámetros como el robo de cobre o la competencia entre administraciones son meras coartadas para la drástica caída del alumbrado y, por tanto, de la seguridad”, observa el socialista Simancas.

Respecto a la M-40, el tramo cuya iluminación es competencia de Fomento —correspondiente con Pozuelo—, se encuentra “perfectamente” iluminado, según Fomento. El resto de la M-40 sigue siendo competencia del Consistorio de Botella según el convenio firmado con dicha Administración. En cuanto a la M-50, el Estado sostiene que la intensidad del tráfico no llega al nivel establecido como mínimo, “por lo que se encuentra apagado”.

De acuerdo con el plan para “racionalizar el consumo de energía eléctrica” en la red viaria del Estado, en las autovías se mantienen con luz los tramos y los enlaces correspondientes a tramos en los que la Intensidad Media Diaria (IMD) es superior a los 80.000 vehículos, o bien aquellos cuya IMD supere los 60.000 vehículos en zonas en que el promedio de días con lluvia rebase los 120 días al año. También se iluminan los tramos y los enlaces correspondientes a tramos catalogados como de concentración de accidentes.

Lo mismo sucede con aquellos enlaces de autovías que, si bien no se encuentran entre los casos anteriores, permanecen alumbrados “debido al alto tráfico de entradas y salidas que soportan”, o por razones de “homogeneidad” por la presencia de enlaces contiguos encendidos. En el resto de enlaces se mantienen iluminadas “únicamente” las zonas de puntos singulares, “fundamentalmente glorietas o intersecciones en las que se pueda producir una falta de percepción u orientación del conductor” por la falta de luz.

Respecto a las carreteras convencionales, el Ministerio de Fomento mantiene la iluminación “en los puntos singulares” como glorietas e intersecciones “con un índice de siniestralidad superior a la media”. En las travesías se hace lo propio con las zonas que corresponde a áreas pobladas, con aceras y edificaciones consolidadas.

Sobre la firma

José Marcos

Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS