_
_
_
_

La escuela pública se moviliza contra la eliminación de aulas de infantil

La Consejería de Educación propone unidades mixtas de tres y cuatro años Este martes están anunciadas dos concentraciones

El director del colegio Sara Fernández, en medio, en una protesta convocada por Escola Valenciana ante el colegio Ramiro Jover.
El director del colegio Sara Fernández, en medio, en una protesta convocada por Escola Valenciana ante el colegio Ramiro Jover.MÒNICA TORRES

Crece el malestar provocado por la supresión neta de 128 unidades escolares de Educación Infantil de colegios públicos que la Consejería de Educación propone para el curso 2014-15. Las concentraciones anunciadas para este martes ante la sede de la consejería y el Palau de la Generalitat suponen un salto cualitativo. Esta última está convocada por la Plataforma en Defensa de l’Ensenyament Públic.

La preocupación cunde no solo en los centros escolares afectados, que en los casos de una sola línea temen un cierre futuro, sino en el conjunto de las poblaciones que lo viven como nuevos recortes en la enseñanza pública. Los consejos escolares de las principales ciudades de la Comunidad Valenciana se han pronunciado en contra y las calles de las ciudades han registrado protestas ciudadanas notables. Como muestras recientes, los mil manifestantes de Benidorm o los 3.000 de Novelda. En esta última se produjo una insólita coincidencia del equipo de gobierno del Partido Popular con las fuerzas de la oposición. Todos los grupos políticos aprobaron dos días después una moción contra la supresión de las unidades en los colegios Gómez Navarro, de una línea, y Alfonso X el Sabio.

Cada situación tiene su argumentación. En el caso de Mislata, donde las AMPA han convocado, asimismo, una concentración el jueves, denunciaban con especial énfasis la eliminación de una de las unidades de infantil del colegio Maestro Serrano, el primero en la Comunidad Valenciana en el tratamiento de niños sordos y autistas. En otro colegio, L’Almassil, lo que peligra es la línea en valenciano. Escola Valenciana presentó mediado enero un informe de cómo afectaba la propuesta de supresiones a la enseñanza en valenciano. “El 18,5% de los centros educativos que ofertan enseñanza en valenciano corren el riesgo de perder unidades en nuestra lengua”, denunciaron.

Uno de estos centros en riesgo era el Sara Fernández de Valencia, presente en la concentración en que Escola hizo pública la denuncia. Se trata de un colegio de una sola línea y en valenciano. “Orgullosas de que un colegio tan pequeño haya conseguido tanto apoyo”, con más de 3.000 firmas en papel y 2.200 en Change.org, este martes las familias se concentrarán a la puerta de la sede de la consejería bajo el lema de “no al cierre de la educación infantil” en su colegio.

Desde el gabinete de la consejera, María José Català, informaban de que esta misma semana estarán resueltas las alegaciones presentadas a la propuesta de supresión de unidades escolares. En el caso concreto del Sara Fernández, anticipaban que se le propondrá formar “una unidad mixta de tres y cuatro años”, ya que actualmente solo tiene 10 alumnos de tres años. En general, la Consejería de Educación justifica las supresiones por la pérdida de 6.000 alumnos en el segundo ciclo de Infantil de colegios públicos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_