TEMPORAL EN EL CANTÁBRICO

El alcalde de San Sebastián sostiene que todos los desperfectos serán compensados

El fuerte oleaje causa daños estructurales en dos puentes de San Sebastián

Dos trabajadores del Club Atlético de San Sebastián sacan parte de la barandilla de La Concha que el temporal arrojó en el local.
Dos trabajadores del Club Atlético de San Sebastián sacan parte de la barandilla de La Concha que el temporal arrojó en el local.JAVIER HERNÁNDEZ

Tras el fuerte temporal que este domingo arrasó la costa vasca, y con especial crudeza San Sebastián, ahora toca hacer inventario de daños. Las olas de más de siete metros que engulleron la Parte Vieja y destrozaron las tres playas de la ciudad han dejado un reguero de desperfectos que todavía resulta imposible de cuantificar, al menos el alcalde, Juan Karlos Izagirre, se ha querido mostrar esta mañana cauto y no ofrecer ninguna cifra ni de afectados, ni de a cuanto podrían ascender los desperfectos, tanto en el mobiliario urbano, como los causados a particulares en casas, garajes, restaurantes o tiendas. El edil, sin embargo, ha puntualizado que todos los daños serán compensados.

"La formulación legal no es lo más importante. Lo más importante es que el Consorcio de Seguros se haga responsable de la mayoría de los daños ocasionados. Lo más importantes es la respuesta dada hasta ahora tanto por la Diputación como por el Gobierno vasco y central en cuanto a que tienen total disposición a hacer frente a los gastos que se generen para restituir todo lo dañado", ha asegurado Izagirre, preguntado por si finalmente la ciudad pedirá ser declarada zona catastrófica. "Aquellos que no tengan seguro, o con poca cobertura o surjan otros problemas y no responda el Consorcio de Seguros se podrán acoger a las líneas de ayudas que se generen entre las diferentes administraciones en función de sus competencias", ha añadido Izagirre. 

El edil ha ofrecido una rueda de prensa acompañado de la concejal de Infraestructuras y Servicios Urbanos, Nora Galparsoro, tras mantener una reunión con los afectados en la que los vecinos han planteado multitud de dudas sobre los trámites y recursos que hay que emprender para reparar los desperfectos. Izagirre ha recomendado a los vecinos que consulten tanto la web del Consorcio de Seguros, donde se explican con detalle, según ha precisado, los pasos a seguir, e inscribirse en la web del Ayuntamiento en el registro de afectados.

Una nueva amenaza

La costa vasca tendrá que hacer frente a un nuevo temporal este miércoles. El Departamento de Seguridad ha anunciado que activará la alerta naranja por olas de hasta siete metros. La previsión indica que a partir de las 12.00 la altura del oleaje comenzará a crecer hasta alcanzar los seis, siete metros por la tarde.

Antes, el martes, Seguridad también activará una alerta naranja por viento, ya que se esperan rachas en zonas expuestas de hasta 120 kilómetros por hora. Las zonas más afectadas serán las de montaña del oeste, mientras que en el oeste de Bizkaia y en el este de Gipuzkoa el viento podrá superar los 80 kilómetros por hora.

Galparsoro por su parte ha detallado algunos de los desperfectos más significativos. Dos de los puentes de la ciudad presentan daños estructurales, según ha remarcado la concejal, son los de Mundaiz y María Cristina que, aunque situados a varios centenares de metros de la desembocadura del Uruemea, y teniendo otros dos puentes por delante han sufrido los mayores desperfectos.

Los servicios técnicos en concreto han podido comprobar como el agua elevó el de Mundaiz. La infraestructura no cuenta con ningún apoyo en el río con lo que "las olas, al dar en la superficie de abajo consiguieron levantarlo. No fue apreciable, pero consiguieron levantarlo y por eso tiene daño estructural", ha precisado Galparsoro, que ha avanzado que a pesar de los daños el puente probablemente se podría abrir en las próximas horas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El de María Cristina, sin embargo, todavía no ha sido evaluado en profundidad, por lo que el Ayuntamiento no ha podido determinar cuándo podrá volver a abrirse al tráfico. El paso ya está abierto a los peatones. Los técnicos también tienen que evaluar el puente del Kursaal, situado en la desembocadura del Urumea, y el Paseo Nuevo. Galparsoro ha remarcado que aunque los especialistas todavía no hayan podido evaluar con precisión esta vía, que bordea la Parte Vieja y transcurre paralela al mar, los daños han sido importantes. Además, el Ayuntamiento desconoce si los desperfectos causados obligarán a retrasar los trabajos de afianzamiento de la ladera, con lo que la apertura del Paseo Nuevo al público puede volver a sufrir algún retraso.

Los servicios municipales colocarán a lo largo de hoy medidas de protección en los puentes que han visto sus barandillas dañadas, para dentro de unos días colocar una solución provisional hasta que se reparen de forma definitiva.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS