Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
PERE NAVARRO, PRIMER SECRETARIO DE PARTIT DEL PSC

“Pensamos que el proceso soberanista se iba a llevar de manera más sensata”

El líder del PSC cree que reclamar la competencia para hacer el referéndum es "buscar el portazo"

Pere Navarro, el pasado miércoles en el Parque de la Ciutadella de Barcelona, con el Parlament al fondo.
Pere Navarro, el pasado miércoles en el Parque de la Ciutadella de Barcelona, con el Parlament al fondo.

Pere Navarro (Terrassa, 1959) atraviesa el peor momento desde que se hizo con el liderazgo del PSC hace poco más de dos años. A la espera de lo que decida hacer la comisión de garantías con los tres diputados críticos que votaron a favor de pedir competencias al Congreso para realizar una consulta soberanista, el partido vive un riesgo de ruptura insólito desde su creación en 1978.

Pregunta. ¿No deberían haber gestionado la discrepancia con más tacto y evitar el ultimátum a los tres diputados para que renunciaran al escaño?

Respuesta. Ante una situación política muy intensa en Cataluña, ejercimos la democracia en el máximo órgano del partido: el consejo nacional. Hubo un debate democrático y una votación secreta que decidió por el 84% la línea a seguir. Tres diputados no respetaron el procedimiento democrático. Eso es muy grave y está en la comisión de garantías.

P. En privado ha confesado que o se les expulsa a ellos o el que se va es usted.

R. Voy a ser muy respetuoso con la decisión de la comisión de garantías. En el partido hay unas normas democráticas y un respeto por el sistema del que nos hemos dotado. Y hay un código ético que vincula a todos los cargos. Con esa situación se deberán tomar las decisiones.

P. ¿Asume el riesgo de ruptura del PSC si se consuma la expulsión de esos tres diputados?

“Ha habido una falta de respeto y lealtad de los tres diputados críticos”

R. Yo voy a trabajar para destacar todo lo que nos une y no lo que nos separa. Tenemos muchísimos alcaldes y concejales que no se quejan y trabajan en condiciones muy duras para hacer políticas sociales e intentar dar respuesta a las personas con dificultades.

P. Y muchos alcaldes y concejales que también han votado y siguen votando en contra del acuerdo del consejo nacional.

R. En el caso de los Ayuntamientos se ha dado libertad, como con [el debate de entrada en] la OTAN. La resolución del consejo nacional afectaba solo a las decisiones de las Cámaras legislativas.

P. ¿Por qué ese giro del PSC si usted anunció en la investidura de Artur Mas que el PSC se abstendría siempre?

R. Entonces pensamos que el proceso se iba a llevar de manera más sensata. Pensábamos que los gobiernos tenían voluntad de negociar y acordar muchos aspectos, más allá de la pregunta, como la recuperación de los recortes del Estatuto, la incorporación de nuevas competencias o la negociación de un nuevo modelo de financiación. Pero en el primer pleno del Parlament lo primero que llevaron fue una declaración unilateral de soberanía y por eso pensamos que no podíamos abstenernos. En el consejo nacional lo que se acordó fue votar no porque no estamos de acuerdo en hacer el juego ni a los sectores independentistas, que quieren la confrontación, ni al PP y Ciutadans, que también quieren alimentar la confrontación.

P. Pero esa votación del Parlament dejó al PSC alineado con PP y Ciutadans. ¿No le preocupa?

R. Esquerra Republicana y el PP votaron en contra del Estatuto y a nadie se le ocurrió que fuera por los mismos motivos. Nosotros tenemos un proyecto claramente diferenciado del PP y de Ciutadans en el tema nacional y social. Ellos están situados en un muro de incomprensión.

“Si el PSC desaparece, CiU y ERC estarán muy satisfechos”

P. ¿Pedir al Estado el traspaso de la competencia del referéndum no es buscar el acuerdo dentro de la legalidad?

R. No, eso es buscar el portazo. Cuando llegue, el Congreso votará no y tendremos otra vía muerta, defendida por unos y atacada por otros. Eso sería una posibilidad si se llega a un acuerdo entre ambos Gobiernos y se plantea después el escenario del marco legal a seguir.

P. ¿Ha primado el interés del PSOE en el giro del PSC?

R. No. El PSC no ha hecho un giro en el proceso soberanista. Continuamos defendiendo una consulta legal y acordada, vamos a estar en contra de una propuesta que no venga de un acuerdo mutuo y vamos a defender la reforma de la Constitución y un modelo federal.

P. ¿De verdad se cree que el PSOE asume la reforma federal y que no es un gesto con el PSC?

R. La declaración de Granada la firmaron todos los secretarios generales [del PSOE], en la conferencia política del PSOE Rubalcaba reivindicó ese modelo. Y en un acto político en la Vall d’Hebron de Barcelona el 1 de diciembre volvió a reivindicar y asumir todo ese documento. Y finalmente, en enero, las dos ejecutivas llegamos a unos acuerdos que ya se están aplicando.

“Con la ejecutiva del PSOE tenemos muy buena relación, desde la discrepancia”

P. Hay quien ya cuestiona la utilidad del PSC en Cataluña.

R. Si el PSC desaparece, CiU y Esquerra van a estar muy satisfechos de poder continuar haciendo sus políticas de derecha en una Cataluña independiente o no. El PSC continúa siendo un partido no solo útil, sino absolutamente necesario para Cataluña y para toda España.

P. Pero se está desangrando como nunca había ocurrido.

R. En el PSC hay discrepancias que aparecen públicamente porque lo debatimos democráticamente. En los demás partidos de Cataluña hay muchas tensiones subterráneas y muchas preocupaciones.

P. Pero las gestionan mejor.

R. Las silencian mejor, diría yo, porque quizás no tienen una estructura tan participativa y democrática como la del PSC. Las listas se hicieron para garantizar la pluralidad, como la comisión ejecutiva. Teníamos el compromiso con nuestros votantes y con el partido de que el grupo parlamentario actuaría de manera cohesionada. Por eso creo que ha habido una falta de respeto y de lealtad de esos tres diputados.

P. ¿El PSOE puede estar tranquilo de que el PSC no volverá a votar distinto en el Congreso?

R. De lo que se trata es de que seamos coherentes. El PSOE y el PSC hemos hecho un esfuerzo para construir un espacio común en el que podemos trabajar juntos. Hay una discrepancia conocida y nadie tiene que escandalizarse porque el PSC defienda una consulta legal y acordada y en ese punto el PSOE no esté de acuerdo. Con la ejecutiva federal tenemos una muy buena relación, desde la discrepancia en algunos puntos, pero desde la lealtad mutua, porque tenemos un proyecto común.

P. ¿Ha encontrado más lealtad en la ejecutiva del PSOE que en la del PSC?

R. Son dos cosas diferentes. La ejecutiva del PSC fue una opción personal de que fuera plural y todo el mundo debería haber dado respuesta a esa voluntad para construir un espacio político. La realidad es que ha habido personas que han estado más intensamente involucradas en su trabajo y otras menos.

P. ¿Cómo ve el proceso de primarias del PSOE?

R. Las primarias [abiertas] fueron uno de los temas que defendí como primer secretario en el congreso del PSC y estoy muy feliz de que ya se hagan para la alcaldía de Barcelona. Es una decisión valiente por parte del PSOE, más allá de las quinielas de candidatos.

P. ¿Le gustaría que se presentara Carme Chacón?

R. Que exprese si me gustaría no es relevante. Es una decisión estrictamente personal suya. Las primarias son una oportunidad para que haya diversidad de listas para elegir a un candidato o candidata que derrote al Partido Popular.

P. Siempre lo han negado, pero en el congreso de Sevilla la candidata del PSC fue Chacón. ¿Volverá a serlo si se presenta?

R. No sabemos qué candidatos habrá. El PSC no va a tomar partido por ningún candidato, aunque los miembros de la ejecutiva lo harán a título individual. Ya hubo unas primarias y creo que, por proximidad, hubo más gente del PSC que votó a Borrell, como creo que en Sevilla hubo un apoyo más general a Chacón que a Rubalcaba.