Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El topo irrumpe en la agenda de Fabra

El presidente del Consell justifica los interrogatorios y la oposición exige transparencia

El presidente del Consell, Alberto Fabra, brinda con agua de la potabilizadora de Alzira.
El presidente del Consell, Alberto Fabra, brinda con agua de la potabilizadora de Alzira.

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, comprobó este martes, una vez más, como el topo, que lleva meses filtrando documentación interna de Presidencia, condiciona su agenda.

En un acto montado en Alzira para intentar frenar el malestar existente en la comarca de La Ribera —por las dificultades para ofrecer un suministro de agua potable de calidad—, el presidente se vio obligado a dar explicaciones sobre los interrogatorios que su equipo ha ordenado realizar a los funcionarios de Presidencia para localizar al topo.

Unos interrogatorios que continuaron este martes y que los representantes de la Junta de Personal de la Administración de la Generalitat intentaron detener sin éxito. Un ambiente en el que la oposición arreció con las críticas, acusando al Consell de amedrentar a los funcionarios y de cultivar la opacidad sobre gastos públicos.

Fabra admitió —en la inauguración de la estación de tratamiento de agua potable de Alzira— que la investigación abierta en Presidencia para determinar la responsabilidad de las filtraciones no le “quita el sueño”, pero su gesto evidenció la contrariedad de tener que responder sobre una cuestión que lejos de amainar se ha enquistado.

Los sindicatos piden la suspensión de las preguntas a los funcionarios

Así, el jefe del Consell intentó minimizar los interrogatorios que se realizan dentro del expediente informativo, y que afecta fundamentalmente a los funcionarios del departamento de gestión y contratación. “Se pide la colaboración de las personas que quieran”, prosiguió Fabra, “Lo primero que se hace es preguntar: ‘¿usted quiere colaborar o no quiere colaborar?’, y si quiere colaborar, aporta sus percepciones o aquello que considera”.

“Va todo grabado, pero siempre solicitando previamente su disposición”, recalcó Fabra, que admitió su preocupación por las fugas de documentación. “Nosotros nos centramos en lo que tenemos que aportar: soluciones a los ciudadanos”, remachó Fabra.

El secretario general del PSPV, Ximo Puig, instó a Fabra a “aclarar los despilfarros de Presidencia en lugar de impulsar una caza de brujas”.

El diputado socialista Rafael Rubio explicó que el Consell todavía tiene pendiente de facilitar la información solicitada en las Cortes referida a los expedientes de los gastos de caja de Presidencia de 2011 y 2012. “Unos gastos presupuestados en la Consejería de Presidencia y Agricultura en cuatro millones de euros en 2012, lo que supone más del 10% del capítulo de gastos corrientes”, recalcó Rubio.

Mireia Molla, de Compromís, recalcó que “los expedientes informativos, los interrogatorios y todo lo demás que está haciendo el Consell lo único que consigue es hacer perder el tiempo a algunos funcionarios con la clara finalidad de amedrentar al personal de la Administración”. Mollà exigió al Consell a aplicar la ley de Transparencia.

Ignacio Blanco, de Esquerra Unida, destacó que la búsqueda del topo solo revela la opacidad de la gaviota del PP.

En este contexto, los representantes de la Junta de Personal solicitaron, sin éxito, una reunión con el subsecretario de Presidencia, Rafael Sánchez Pellejero, que ha encargado la investigación. Los representantes de los sindicatos de la Función Pública solicitaron la paralización inmediata del expediente abierto.

Más información