Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adserà dice que BCN World se irá de Cataluña si no hay rebaja fiscal

“Necesitamos la ley. Luego definiremos el proyecto y lo explicaremos”, afirma el responsable del complejo

ERC, ICV, Ciutadans y CUP reprueban la advertencia lanzada en el Parlament

Xavier Adserà, consejero delegado de Veremonte. Ampliar foto
Xavier Adserà, consejero delegado de Veremonte.

Madrid continúa siendo el competidor natural de Cataluña para levantar un macrocomplejo que aúne hoteles, comercio de lujo y casinos. Lo advirtió ayer en el Parlament Xavier Adserà, el consejero delegado de Veremonte, el promotor de BCN World en la Costa Dorada. "Si este Parlament, con toda legitimidad, decide que no crea el marco legal para hacer este proyecto en Cataluña, se hará en otros lugares de España que ya tienen las condiciones para hacerlo", señaló el directivo, en una clara alusión a la Comunidad de Madrid, que ya aprobó los cambios fiscales y urbanísticos que ahora debate la cámara catalana.

Después, en declaraciones a EL PAÍS, Adserà negó que Veremonte se haya postulado para cambiar de ubicación y afirmó que "al menos no lo hará conmigo", pero admitió que otros operadores del sector del juego sí podrían hacerlo. "Si ahora tienen reticencias es porque saben que nosotros seguimos adelante" en Tarragona, señaló. El ejecutivo dejó así a los diputados en la tesitura de dejar de que el proyecto salga adelante en Cataluña o que se escape la inversión prevista, unos 6.000 millones de euros, y se construya en Madrid, que ha perdido Eurovegas. Una presión más, después de la que ejercieron los alcaldes de Tarragona la semana pasada. O la que efectuó el consejero de Presidencia, Francesc Homs: "en el mundo global las oportunidades o se aprovechan o pasan de largo".

En todo caso, la afirmación en sede parlamentaria valió la reprobación de los representantes de ERC, ICV, Ciutadans y CUP. El republicano Pere Aragonès incluso llegó a afirmar que el partido se acerca más al no a la reforma que al sí. La ecosocialista Dolors Camats fue más allá y culpó de "adoptar un nuevo estilo de presión política, el de gansgsterismo empresarial, que consiste en primer lugar en el chantaje de si no se bajan impuestos se llevan el proyecto fuera de Cataluña".

Todo sigue dependiendo de la modificación de la Ley sobre Centros Recreativos Turísticos y de Centros Recreativos, por lo que compareció Adserà en el Parlamento catalán. Sin esta, BCN World no tendrá las licencias para operar junto al parque temático de Port Aventura, ni será posible aumentar el techo constructivo que permite ahora la ley ni, sobre todo, se reducirá el impuesto sobre el juego que hará rentable el negocio de construir hasta seis casinos en la zona. El Gobierno catalán está dispuesto a rebajar el tributo del 55% al 10%. Pero ayer, el representante de Veremonte, cuestionado por el diputado Pere Aragonès, de ERC, admitió la posibilidad de "aceptar una fórmula en la que se asegure de que el Gobierno catalán recaude lo mismo o más" de lo que ingresa ahora con ese impuesto. Veremonte cree que, solo con un casino, la Generalitat incrementará sus ingresos actuales.

Veremonte está convencido de que Europa debe tener un centro turístico que aúne unas características, incluido el juego, actualmente solo existente en Asia y Estados Unidos. Y, en el marco europeo, la ubicación idónea sería España. Adserà no respondió a las dudas expresadas por los diputados sobre cuestiones sobre el juego a crédito, el blanqueo de capitales o la necesidad de modificar la superficie edificable de la zona para hacer posible un proyecto que prevé lanzar seis complejos de ocio.

La actual norma permite 495.000 metros cuadrados de techo residencial, mientras que cada uno de esos centros requeriría en torno a 250.000 cuadrados de techo de tipo económico. En todo caso, ese acompasamiento al que se ha referido Adserà se podría efectuar mediante continuas modificaciones de los planes directores. La cuestión es si ERC, PSC y PP, las formaciones que estarían de acuerdo con el proyecto pero dudan sobre algunas modificaciones legislativas, darán el visto bueno al cambio de la ley.

“Necesitamos la ley y luego definiremos el proyecto y lo explicaremos”, ha afirmado Adserà para argumentar su falta de concreción. Sí ha defendido la idoneidad de BCN World por el crecimiento del mercado turístico chino en el horizonte de 2020, que podría alcanzar los 120 millones de personas. “Es nuestra oportunidad”, ha señalado, además de destacar que, una vez desaparecido el proyecto de Eurovegas en Madrid, el proyecto de Tarragona podría erigirse en “un lugar central” para el turismo de negocios, al estar situado entre América y Asia. “No existe en Europa un centro que pueda acoger un gran congreso”, ha señalado Adserà, obviando que Barcelona, a apenas 100 kilómetros de Tarragona, es uno de los referentes europeos en organización de eventos de negocios.

Más información