Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El expresidente de la CNMV exculpa al regulador del fiasco de las preferentes

Julio Segura, único compareciente de un total de 17, afirma que las cajas “engañaron” a sus clientes

El Parlament pide de nuevo que comparezcan Guindos, Solbes y Salgado

Julio Segura. Ampliar foto
Julio Segura.

“Dígame algo que, de acuerdo a nuestras competencias, pudiéramos haber hecho y no hicimos”. El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) entre 2007 y 2012, Julio Segura, compareció ayer en la Comisión del Parlament que investiga la actuación de las cajas catalanas y exculpó al organismo que capitaneó de responsabilidad en la masiva emisión y posteriores perjuicios ocasionados por las participaciones preferentes entre 600.000 clientes minoristas en Cataluña a finales de la década pasada. Ante la insistencia de los diputados sobre por qué la CNMV no hizo más si conocía los riesgos de estos productos, Segura argumentó que el regulador “no tiene competencias para actuar sobre la emisión, ni para prohibir la comercialización de productos financieros complejos minoristas aunque fueran claramente desaconsejados, ni tiene competencias para actuar sobre el perjuicio”.

“El responsable de un asesinato es el asesino, no la policía por no vigilar”, zanjó al ser machaconamente preguntado por los diputados. En cambio, defendió que durante su mandato el organismo alertó sobre los riesgos de estos productos e hizo una serie de recomendaciones que se incorporaron en la regulación aprobada por el Gobierno central en 2012.

Segura fue el único de las 17 personas requeridas por la Comisión parlamentaria para la sesión de ayer que acudió a dar explicaciones. No fueron ni el ministro de Economía, Luis de Guindos, o sus predecesores, Elena Salgado y Pedro Solbes. Guindos excusó su presencia por la celebración de la reunión del Eurogrupo en Bruselas, mientras que otros cargos como la presidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Elvira Rodríguez; el exgobernador del Banco de España Jaime Caruana y el actual director general de supervisión del organismo, Jerónimo Martínez, no acudieron. Todos los grupos parlamentarios excepto el PP, en cualquier caso, votaron a favor de enviar de nuevo los requerimientos de comparecer al ministro y a otros diez responsables o antiguos altos cargos estatales que estaban citados para el lunes y no fueron. La nueva citación sería el 3 de febrero.

“El responsable de un asesinato no es la policía por no vigilar”, dice Segura

La participación de altos cargos del Ejecutivo central en una comisión de investigación del Parlamento es voluntaria. Un dictamen del Consejo de Estado establece que el control político de las asambleas autonómicas “ha de entenderse referido a su ámbito territorial”. El mismo dictamen prohíbe a las Administraciones regionales fiscalizar instituciones distintas de las creadas “para el ejercicio de la autonomía”, argumentos en los que se han apoyado para no responder a las preguntas de los diputados catalanes. La CUP ha anunciado que instará al Parlament a denunciar “las incomparecencias” ante la Fiscalía.

El expresidente de la CNMV, quien subrayó que su comparecencia es voluntaria —como lo hizo ante los parlamentos de Valencia y Galicia— relató que la emisión masiva de preferentes entre minoristas se disparó a partir de 2008, cuando “comenzaron a ser consideradas recursos propios en vistas a las pruebas de resistencia y las cajas no pudieron contar con otros recursos propios”. Esto explica, dijo, que en 2009 se emitieran 11.000 millones de preferentes. También precisó que el 60% de las emisiones se registraron antes de 2005, cuando “nadie había advertido” del riesgo de pérdida de valor de las imposiciones y cuestionó la actitud de las entidades ante sus clientes particulares: “Si se les decía que era un producto a plazo, garantizado y con liquidez, se les estaba engañando”.

Segura defendió que algunas de sus recomendaciones sobre el canje de preferentes fueron tenidas en cuenta, y celebró que frente a los 22.000 millones de euros en preferentes en manos de particulares que había en mayo de 2011 el saldo se redujera a 5.000, un 25%, y que “las recompras se realizaran por encima del valor de mercado y parecido al valor original”.

Más información