Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tras la agenda de Susana Díaz

La presidenta de la Junta despliega una actividad frenética para atraer inversiones a la comunidad

En 10 días viaja a San Sebastián, Madrid, Bruselas y Cataluña

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, en su coche durante una jornada de trabajo. Ampliar foto
La presidenta de la Junta, Susana Díaz, en su coche durante una jornada de trabajo.

Cuando Susana Díaz habló desde la tribuna del Parlamento el pasado miércoles del “colapso” de los servicios de urgencia no lo hacía de oídas. Estas Navidades visitó como presidenta de la Junta el área de pediatría del Hospital Virgen del Rocío. El acto era oficial pero no se dio a conocer. No hubo cámaras. En ese encuentro comprobó la satisfacción de los padres por la atención sanitaria a sus hijos, pero también el malestar de unos profesionales muy desmotivados que han visto reducido su salario en un 25%. Ha habido más visitas hospitalarias recientes, pero no como jefa del Gobierno sino como usuaria y acompañante de una pareja muy amiga. En las salas de espera de las urgencias del Virgen del Rocío y del hospital de San Juan de Dios en Bormujos, ambos en Sevilla, comprobó que el servicio sanitario se resiente por los recortes presupuestarios.

La conversación con los familiares de los pacientes empezaba con una pregunta: “¿Usted es la presidenta?”. Y tras obtener la confirmación encadenaban una ristra de quejas iniciada con tratamiento a la sevillana: “Hija, ¿tú sabes cómo…”. Por eso, cuando el miércoles pasado manifestó en una comparecencia parlamentaria el refuerzo de “los dispositivos de apoyo contratando los profesionales de refuerzo necesario para evitar el colapso” de las urgencias, lo hizo siendo “plenamente consciente” del malestar de usuarios y profesionales de la sanidad pública.

Este hecho ilustra que la agenda invisible de la presidenta de la Junta —donde los contactos con los medios de comunicación siguen siendo muy intensos y permanentes— tiene tanto peso como la que se ve. En San Telmo, sede la presidencia de la Junta, puede recibir el mismo día al exjuez Baltasar Garzón y al exministro Miguel Ángel Moratinos, como ocurrió la semana pasada. Su agenda internacional está muy verde, pero el Gobierno andaluz no descarta un viaje a Marruecos a mediados de este año.

Con Patxi López

La presidenta Susana Díaz participó ayer en un acto de los socialistas vascos en San Sebastián junto al secretario general del PSE, Patxi López. Díaz se refirió a las elecciones primarias del PSOE y reiteró que su compromiso “es con Andalucía”. Al ser interrogada sobre la posibilidad de que el líder de los socialistas vascos se postule, afirmó que “Patxi López será lo que quiera ser”. “Es un compañero con capacidad, entrega y generosidad”, apuntó. No obstante, indicó que “el primer compromiso” de los socialistas, en la actualidad, son los próximos comicios europeos. “Vamos a entregarnos con todas nuestras fuerzas para que el próximo mes de mayo este país, Andalucía y Euskadi contribuyan a la mayoría de izquierdas que necesita el Parlamento Europeo”.

Los próximos 10 días la llevarán a San Sebastián, Marbella, Madrid, Bruselas y Cataluña. Ayer intervino en un foro organizado por el Partido Socialista de Euskadi, con cuyo secretario general y uno de los posibles aspirantes en las primarias a la candidatura de la presidencia del Gobierno, Patxi López, almorzó en Sevilla el pasado día 13. La socialista ha hablado por teléfono con el lehendakari Iñigo Urkullu para comunicarle que estará en San Sebastián, pero con el que no cerró una cita para no mezclar la agenda del partido con la institucional. El miércoles asistirá en Madrid a la conferencia de otro posible aspirante, la del secretario general del PSOE de Castilla-La Mancha y alcalde de Toledo, Emiliano García Page. Y esa misma tarde mantendrá su primera entrevista con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, en Bruselas. Este periplo lo cerrará en Cataluña, donde dará un mitin el día 2 en Hospitalet, organizado por el PSC, y el lunes 3 participará en un foro organizado por La Vanguardia y se entrevistará con el presidente de Cataluña, Artur Mas. Su oposición ante la propuesta independentista es muy clara.

Las entrevistas que ha celebrado con los responsables de algunas de las principales empresas del país empiezan a visualizarse en fotos oficiales en el salón de los Espejos del palacio de San Telmo.

Díaz se ha sumado a la tesis del Gobierno central del PP de que este año puede ser el de la recuperación económica. No porque lo diga el Ejecutivo, sino porque también así lo apuntan algunos institutos económicos que prevén un crecimiento de algo más del 1% para una comunidad que ha cerrado el año con un paro del 36%, según la última Encuesta de Población Activa. Y Díaz quiere apuntarse a ese activo. El Gobierno andaluz no va a dar ninguna cifra de creación de empleo para este ejercicio, aunque el consejero de Economía, José Sánchez Maldonado, que más que un verso suelto es un verso libre, estima entre 80.000 y 90.000 los nuevos puestos de trabajo.

La presidenta andaluza ha dicho que pretende crear un clima de confianza en Andalucía ante las noticias de que hay fondos de inversón extranjeros interesados en España. Y para generar esa confianza en una comunidad donde casos de corrupción como el de los ERE ha hecho y hace mucho daño, los convenios con corporaciones financieras y empresariales son clave.

Al acuerdo firmado el pasado día 15 con el patrón del Banco Santader, Emilio Botín, le ha seguido otro convenio con el presiente de Telefónica, César Alierta. En las próximas fechas los habrá con Iberdrola, Endesa, la Caixa y Unicaja. Y a todos ellos les saca compensaciones en formas de becas de posgrado para universitarios. Mil a cada una.

Pero Díaz también está llevando directamente las entrevistas con otras empresas para firmar acuerdos de cursos de formación. El Gobierno andaluz quiere dejar atrás la dinámica de las escuelas taller y las casas de oficio gestionadas por sindicatos y por corporaciones municipales y pretende que los programas de formación se realicen en las propias industrias. “A la gente no le podemos contar eso de la Andalucía imparable, quiere hechos”, dicen en San Telmo. De esto ha hablado con el presidente de Renault España, José Vicente de los Mozos, con quien tiene previsto cerrar un convenio. Este modelo lo quiere intentar con otras firmas.

“De cara al exterior manda un mensaje de que acuden a Andalucía los principales empresarios. Lo primero que hay detrás de eso es que apuesta por una economía sustentada por las empresas” por parte de un Gobierno de coalición de PSOE e Izquierda Unida, sostiene un alto ejecutivo empresarial. ¿Y los empresarios envían algún recado? “Los empresarios son más directos, menos de mandar mensajes. A veces se olvida que Andalucía es la comunidad más poblada, con 8,4 millones de habitantes y que su economía es en términos absolutos la tercera de España detrás de Cataluña y Madrid. Pero los empresarios saben que Susana Díaz tiene una proyección política muy importante en un partido con vocación de gobierno como el PSOE. Cualquier empresa la tiene que cultivar”, dice la misma fuente.

Este acercamiento a las empresas no crea roces con IU en el seno del Consejo de Gobierno, aseguran varias fuentes. No obstante, algunos observadores siguen muy atentos a las relaciones de Díaz con el coordinador de IU, Antonio Maíllo, fuera del Gobierno y del Parlamento. Ambos han hablado largo y tendido a primeros de mes, para intentar forjar una relación de confianza, aunque hay quien percibe un problema de química de complicada solución.

En los acuerdos firmados hasta ahora, Díaz no se cansa de repetir que Andalucía representa “un factor de estabilidad política” para el conjunto de España. “Hay un Gobierno estable”, insiste. Por eso ahuyenta cada vez que puede un posible adelanto electoral, aunque no está escrito que la legislatura se vaya a agotar. No será en 2014, ni por motivos de ruptura del pacto, sino porque ambos partidos esgriman una sofocante asfixia desde Madrid. En 2015 habrá elecciones municipales y muchos Ayuntamientos dependen de la alianza de la izquierda.

El PSOE tiene una encuesta que le sitúa como partido más votado, pero sin mayoría absoluta. IU crece. También UPyD, mientras el PP desciende, según fuentes socialistas. Y el conocimiento de Díaz está en torno al 70% logrado en los casi cinco meses que lleva en la presidencia. Desde el PP consideran que ese alto nivel de conocimiento es posible, sobre todo, por su presencia en el debate y los telediarios nacionales donde abandera en su partido y sin complejos y titubeos el discurso de la unidad de España.

De lo que la presidenta andaluza no quiere hablar e intenta escabullirse es de las primarias del PSOE para elegir al candidato a la presidencia del Gobierno. “No son la panacea”, dijo en el comité federal último que aprobó el calendario y el reglamento de las elecciones internas. “Para ella eso es un embolado, porque tendrá que posicionarse y eso la retrata”, asegura una fuente próxima, que se pregunta: “¿Va a apoyar a una persona más joven que la pueda taponar? Lo lógico es que en algún momento dé el salto a la política nacional”.

Díaz no quiere ningún movimiento hasta después de las europeas, un mensaje que dejará claro en la Interparlamentaria de mañana.

La permanente insostenibilidad del PP andaluz

“Pronto”, “está cerca” “ya” o “en los próximos días” no son expresiones que en boca de los dirigentes andaluces del Partido Popular de Andalucía signifiquen inminencia. La rapidez en la toma de decisiones no es algo que caracterice al presidente del Gobierno y líder del PP, Mariano Rajoy, quien ordenó frenar en noviembre la operación de relevo en el PP andaluz como ha pedido de todas las maneras posibles su actual presidente y alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, quien apuesta por su secretario general, José Luis Sanz, como sustituto. Desde hacia más de un año no hay dirigente popular que no describa la situación interna del partido que ha ganado las tres últimas elecciones en la comunidad de “insostenible”, pero la convivencia con esa realidad es ya crónica. “Estamos instalados en la permanente insostenibilidad”, afirma con ironía una fuente popular.

Cuando Rajoy aplazó a “después del turrón” la designación del nuevo líder del PP andaluz creían que el mes de enero se despejaría la incógnita, Ahora hay quien asegura que no habrá novedades hasta después de la convención nacional prevista para el próximo fin de semana, lo que retrasará el congreso de elección del futuro presidente a marzo.

Cuando ni siquiera está claro quién será la persona elegida trasciende el ofrecimiento de Sanz al alcalde de Jaén, José Enrique Fernández de Moya, para ocupar la secretaría general, según aseguran fuentes provinciales del PP. “No es disparatado el ofrecimiento, pero cuesta pensar que cambie una alcaldía de primer nivel por un puesto orgánico de segundo rango”, afirma un dirigente.

Mientras, en el PP andaluz no se convocan los órganos del partido porque no hay expectativas de cambio a la vista, ni hay nada nuevo que comunicar, ni criterios de actuación ni líneas de dirección a los hastiados y disciplinados dirigentes que ven cómo el caudal electoral acumulado se resiente. Las elecciones europeas de mayo serán el primer examen que medirá la salud de los partidos y los resultados que se obtengan tendrán “efectos psicológicos”, advierte un dirigente, para las municipales.

Más información