Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Martínez se queda sin competencias pero mantiene la dedicación exclusiva

El exvicepresidente de la Diputación de Castellón cobrará 40.000 euros

El exvicepresidente de la diputación de Castellón, Francisco Martínez.
El exvicepresidente de la diputación de Castellón, Francisco Martínez.

El presidente de la Diputación de Castellón, Javier Moliner, ha aprobado que el recién cesado exvicepresidente, Francisco Martínez, pase a tener un sueldo de 39.881 euros brutos anuales al asignarle una dedicación exclusiva en la institución en la que ya no tiene ninguna competencia. Moliner le destituyó de la vicepresidencia (retribuida con 53.000 euros) y le retiró la cartera de diputado encargado del Plan de Obras y Servicios. Con ello, Martínez se queda en la corporación provincial sin ninguna responsabilidad, puesto que tampoco preside ninguna comisión. Esto no ha sido óbice para que el equipo de gobierno del PP aprobara ayer, en la comisión informativa de Presidencia y Promoción Económica, que el diputado y alcalde de Vall d’Alba tenga una dedicación exclusiva y el mismo sueldo que el resto de diputados del PP que sí tienen competencias delegadas.

Los portavoces de la oposición cuentan con una dedicación parcial en la Diputación retribuida con 32.000 euros. PSPV-PSOE y Compromís han criticado la decisión de “premiar” a Martínez con este sueldo a pesar de que Moliner le destituyó por “pérdida de confianza” y alegando una quiebra en lo que debe ser el comportamiento ético de un responsable público. El propio presidente dijo que su decisión fue “ejemplarizante” y que tenía la impresión “de haber llegado más lejos que nadie”. Moliner le cesó de sus cargos, según dijo, al tener conocimiento de que intentó beneficiarse por la construcción de una depuradora en Borriol sobre terrenos cuya propiedad comparte con sus hijos. En esas fechas ya tenía conocimiento (aunque no trascendió hasta después de la destitución) de la querella de la Fiscalía de Castellón que acusaba al exvicepresidente y a su antecesor, Carlos Fabra, de los delitos de prevaricación y fraude por la gestión de la Corrida de la Beneficencia. Ambos están citados como imputados para declarar por este asunto.

“Parecía que iban a purgarse responsabilidades porque Moliner dijo que no encajaba en el perfil ético pero, sin embargo, esta misma mañana (ayer) el PP certifica con sus votos ese punto (la aprobación de la dedicación exclusiva y la retribución) por no tener ninguna responsabilidad funcional ni orgánica en la institución. Le han asignado 39.000 euros para venir aquí y no hacer nada”, manifestó el portavoz socialista, Francesc Colomer. Los socialistas reclaman la dimisión de Martínez y Adelino Santamaría como diputados y alcaldes de Vall d’Alba y Borriol. Este segundo por su implicación en la negociación de la ubicación de la depuradora.

El portavoz de Compromís, Enric Nomdedéu, también criticó el sinsentido de que el exvicepresidente cobre lo mismo que el resto de diputados del PP “cuando no tiene competencias” y puso en evidencia la “delgada línea roja” de Moliner. Según explicó, desde el grupo popular alegaron en la comisión que debía tener la misma retribución que el resto del equipo de gobierno. El grupo ha remitido una pregunta parlamentaria para que el Consell explique cuál fue el papel de la Consejería de Infraestructuras en la elección de los terrenos para la construcción de la depuradora de Borriol.

El Ayuntamiento de esta localidad iba a pagar 51.000 euros por los terrenos propiedad de Martínez (cuyo departamento en la diputación promueve este proyecto) y sus hijos cuyo valor fue registrado hace un par de años por solo 3.000 euros.