El ladrón que delató a un pederasta de Jaén se entrega a la policía

El sospechoso es un joven de 20 años con antecedentes por robo y lesiones

A Pedro J.D.A. se le conoce ya en todos los foros sociales y policiales como el buen ladrón. Este joven de 20 años, que permanecía en el anonimato hasta ahora, se hizo famoso el pasado 15 de diciembre cuando decidió entregar a la Policía las cintas de vídeo que él había sustraído en un robo en una vivienda de Jaén y donde su morador aparecía cometiendo abusos sexuales con menores. Esas revelaciones permitieron la detención de un hombre de 64 años acusado de pederastia y sobre el que pesan cinco agresiones sexuales. El buen ladrón, que vive en el mismo barrio que su víctima, permanecía en busca y captura porque, como recordaban los agentes, “el ladrón no deja de ser un delincuente”.

Pues bien, después de más de un mes desde que saltara a la fama, y después de dos entregas de cintas a la Policía, Pedro J.D.A. ha decidido entregarse voluntariamente a la Policía, como informó el diario Ideal. El miércoles pasó a disposición judicial, precisamente del mismo Juzgado que lleva la instrucción del caso del pederasta. El juez ha decretado su libertad con cargos.

Fuentes de la Comisaría de Jaén han confirmado que tenían identificado al buen ladrón. Incluso se personaron en su casa en varias ocasiones, aunque no lograron dar con él. Al final, el joven delincuente, quizá aconsejado por su abogado, decidió entregarse en la Comisaría. En su ánimo está su convencimiento de que el haber ayudado a la Policía a descubrir un caso de pederastia puede jugar a su favor como un eximente del delito de robo con fuerza que se le imputa.

Hay que recordar que el buen ladrón realizó las entregas del material en dos veces (la última la noche del pasado 1 de enero), y siempre utilizando el mismo símil: llamaba por teléfono a la Comisaría y comunicaba a los agentes el lugar donde había escondido las cintas, siempre debajo de vehículos estacionados en la vía pública. “He tenido la desgracia de que han caído las cintas en mis manos y me veo en la obligación de presentarlas dejando que ustedes hagan su trabajo y puedan meter a ese... en la cárcel de por vida”, señaló el ladrón, sin duda horrorizado por lo que escondían las cintas robadas, en la nota anónima que dejó escrita a la Policía para ponerlo bajo la pista del presunto pederasta.

Merced a esas cintas, la Policía ha identificado hasta cinco casos de abusos sexuales, todos ellos sobre menores de edad y una de las víctimas admitió en su declaración que empezó a sufrir los abusos en el año 1989. El supuesto pederasta fue uno de los fundadores en 1981 de la Asociación Juvenil Fénix del casco antiguo jiennense, que utilizaba como club de fútbol sala. Según la investigación policial, el acusado, que reconoció los hechos, se ganaba la confianza de los menores en las instalaciones deportivas en las que trabajaba y les convencía para ver juntos películas pornográficas.

 

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50