Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud espera el pico de incidencia más alto de la gripe en el mes de febrero

Un total de 59 personas han sido hospitalizadas por la epidemia

María José Sánchez Rubio, en septiembre pasado en el Parlamento. Ampliar foto
María José Sánchez Rubio, en septiembre pasado en el Parlamento.

La tasa de incidencia de la gripe en Andalucía se sitúa ya en los 206,7 casos por cada 100.000 habitantes y la Consejería de Salud considera que el virus seguirá propagándose hasta llegar, probablemente en febrero, al pico de incidencia. La consejera María José Sánchez Rubio (PSOE) cifró ayer en 59 las personas afectadas por el virus de la gripe han requerido ya hospitalización, pero aseguró que, aunque los casos se hayan incrementado en la última semana, la situación “está controlada”.

Según explicó ayer a los periodistas la titular de Salud, los datos que maneja su Consejería apuntan a que el pico de la epidemia se registrará la primera semana de febrero. Los casos más graves que han obligado a ingresar al paciente se dan, sobre todo, en enfermos que padecen otras dolencias previas. La Delegación provincial de salud en Málaga confirmó ayer la muerte de un hombre de 54 años con gripe. La víctima fue hospitalizada en la clínica Gálvez de la capital el 5 de enero por un cuadro de neumonía y las pruebas concluyeron que tenía el virus, informa Esperanza Codina. Falleció tras permanecer ingresado dos semanas en la unidad de cuidados intensivos.

Las infecciones de gripe este año se producen mayoritariamente por el virus de la gripe A (H1N1), que suele asociarse a un mayor número de casos graves que requieren hospitalización e ingresos en UCI por las complicaciones generadas, sobre todo en enfermos con dolencias previas.

“La gripe evoluciona no como el año pasado, que fue más benigna y produjo menos trastornos, sino que es similar a la que tuvimos en 2010 en beligerancia y comportamiento entre las personas que la padecen”, aseguró Sánchez Rubio, que, pese a todo, afirmó que no hay motivo para la alarma. La consejera recomendó a los pacientes acudir a los médicos de cabecera y a los servicios de Salud Responde, de forma que las urgencias hospitalarias queden reservadas para “casos de gravedad”.