Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PERFIL

Un gestor con el modelo cooperativo en los genes

Txema Gisasola llevaba desde 1987 vinculado al primer grupo industrial vasco

Un gestor con el modelo cooperativo en los genes

“Txema Gisasola lleva el modelo cooperativo en los genes”, asegura un miembro del Gobierno vasco que ha tenido que despachar con él en varias ocasiones en los últimos meses para abordar la crisis de la cooperativa Fagor. Le cataloga como una persona “franca y de pocas palabras”. Gisasola (Zumárraga, Gipuzkoa, 1962), presidente de la Corporación Mondragón desde el mes de julio de 2012, ha sido al final incapaz de soportar las fuertes tensiones internas que ha generado en la cúpula del primer grupo industrial vasco la caída de Fagor, su buque insignia, ahora en concurso de acreedores, y que generó una gran protesta social en la comarca.

Gisasola, que estudió Psicología Industrial en la Universidad del País Vasco (UPV) y sendos máster en Dirección de Recursos Humanos por la de Deusto y Dirección de Empresas Cooperativas por la Autónoma de Madrid, ha estado vinculado a Mondragón desde 1987. Ese año entró a trabajar en Fagor, donde ocupó responsabilidades en la jefatura de personal y en el área comercial, además de la dirección de Recursos Humanos.

Tras una etapa en la cooperativa de muebles de cocina Danona y en la dirección de Gestión Social de Mondragón, Gisasola asumió en 2005 la vicepresidencia del grupo y la dirección general de su división de Hogar cuando se estaba fraguando una de las operaciones más delicadas de Fagor: la compra de la francesa Brandt por 172 millones de euros, a la postre uno de los causantes del hundimiento de la matriz de los electrodomésticos.

Un año después, saltó a la presidencia de Fagor, donde lideró la política de crecimiento en el mercado internacional. Pasó seis años al frente de la mayor cooperativa del grupo, lo que le catapultó a finales de 2011 hasta su presidencia. La comisión permanente le eligió por unanimidad, una decisión en la que pesó mucho, dijo entonces la organización, su “buen hacer”, capacidad y su experiencia para liderar “grandes proyectos empresariales”, incluso cuando la crisis estaba ya encima de las cooperativas.

En julio de 2012 se hizo cargo efectivo de la presidencia de un entramado compuesto entonces por 225 compañías y 84.000 trabajadores. Durante los seis primeros meses del año, cohabitó con su antecesor, José María Aldecoa, para hacer más llevadero el traspaso de poderes, labor que compaginó con la dirección general de Fagor.

Como líder de la corporación, ha tratado de divulgar las bondades del sistema cooperativo de Mondragón. Responsables del anterior Ejecutivo autonómico, presidido por Patxi López, recuerdan a Gisasola como “un ejecutivo de prestigio que pronunciaba conferencias a lo Steve Jobs [el fundador de Apple] durante las misiones comerciales” que se organizaron entonces en el extranjero.

Más información