Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primer día de huelga de limpieza en el Hospital Ramón y Cajal: sin incidentes

Los empleados quieren impedir el despedido de 63 compañeros.

La jornada de protesta deja pocas huellas en el hospital.

El primer día de huelga de limpieza en el Hospital Universitario Ramón y Cajal deja pocos signos visibles: los pasillos y las habitaciones están limpios. En la entrada, el panorama habitual se altera un poco. Un grupo de 20 trabajadoras se reúne con carteles y silbatos para pedir que paren "una injusticia": el despedido de 63 trabajadoras.  

El olor a orina de los baños de la planta baja del hospital advierte de en qué puede derivar la huelga indefinida de limpieza. Los casi 300 empleados de la empresa Clece  protestan así por el recorte en personal y el empeoramiento de condiciones laborales que han sufrido. María Ángeles Moral, trabajadora y portavoz del comité de huelga, asegura que la empresa pretende aumentar la carga de trabajo sin tener en cuenta los resultados negativos en el servicio. "Ponen en riesgo la salud de los ciudadanos", ha afirmado.

Clece ha prescindido ya de unas 40 trabajadoras y, según los sindicatos, tiene la intención de deshacerse de 63 más. Aunque el hospital muestra un aspecto limpio, los usuarios temen que la huelga se alargue y aparezcan problemas higiénicos. Las limpiadoras lamentan que la protesta pueda repercutir en el usuario, pero están dispuestas a continuar con el paro si la empresa no acepta sus condiciones: frenar los despidos, que se cubran las bajas y no aumentar la carga laboral. La protesta ha sido secundada por un 90% del personal, según CC OO, CGT y UGT.

Javier Maldonado González, director gerente del Ramón y Cajal, ha lamentado la situación pero llama a la "tranquilidad"  y garantiza "el perfecto funcionamiento del centro". Tanto el gerente como los sindicatos aseguran que los servicios mínimos se están cumpliendo. Las negociaciones entre empresa y trabajadores ya han comenzado, aunque sin resultados. Los tres actores de esta dispuesta confían en que el conflicto se resuelva pronto. 

La Comunidad de Madrid adjudicó el 18 de julio a Clece el servicio de limpieza de ocho hospitales, entre los que se encuentra el Ramón y Cajal. No fue hasta el pasado octubre cuando la concesionaria comunicó a sus empleados la restructuración de plantilla que tenía prevista para "ceñirse al presupuesto de la adjudicación", según han explicado portavoces sindicales.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram