Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El turismo ha demostrado ser el gasto prioritario de los europeos”

Hosteleros, agencias y destinos buscan mejorar la atracción del turista nacional

Particpantes en el encuentro informativo de la Cadena SER y EL PAÍS. Ampliar foto
Particpantes en el encuentro informativo de la Cadena SER y EL PAÍS.

El turismo en la Comunidad Valenciana es de los pocos sectores que ha aguantado la crisis. Mientras todo ha ido decayendo a su alrededor, el sector turístico representa más del 12% del PIB valenciano. La bajada de los precios y la inseguridad en los destinos del norte de África ha hecho que los turistas extranjeros prefieran venir aquí. Con un turismo nacional que se mueve menos y que exige cada vez un precio más bajo, los hosteleros se quejan de que se trabaja mucho con una rentabilidad mínima. La llegada de viajeros no es suficiente para mantener el sector a pleno rendimiento. Si no se la cuida, la gallina podría dejar de dar huevos de oro.

El consejero de Economía, Máximo Buch; el presidente de la Asociación Hostelera de Benidorm y Costa Blanca, Antoni Mayor; el vicepresidente de la Confederación Nacional de Agencias de Viajes, Vicente Blasco, y el presidente de la Federación de Hostelería de Valencia, Manuel Espinar,debatieron sobre la situación del sector turístico en un encuentro informativo con responsables de la Cadena SER y EL PAÍS, patrocinado por el Sabadell-CAM.

"El turismo, durante la crisis, ha demostrado que es el priority spending [gasto prioritario] del consumidor europeo, incluido el español", explicó Antoni Mayor, presidente de los hosteleros de Benidorm. La situación de los destinos competidores puede hacer cambiar la tendencia. "Hay que fidelizar al cliente. O damos una relación calidad-precio que haga que el turista no se plantee cambiar de destino o tendremos un fuerte impacto cuando mejore la situación en los destinos mediterráneos", advirtió Vicente Blasco, representante de las agencias de viajes. "Los ingleses empiezan ya a comprar las vacaciones y este año Egipto y Túnez están entre sus primeros destinos", remarcó Mayor. Atraer a turistas más lejanos y con mayor poder adquisitivo es una de las prioridades.

Pero los extranjeros son solo una parte de la clientela. El turismo nacional ha decrecido en otras regiones, aunque sigue viniendo a la Comunidad Valenciana por la cercanía y las facilidades en el transporte. "Transporte no es el AVE", remarcó Mayor, "es el coche y el autobús porque con la crisis los turistas van a lo que pueden pagar". Para el consejero de Economía, Máximo Buch, "tenemos el producto básico, la vaca lechera del sol y playa, que es el 70%, pero tenemos que tirar del turismo nacional de fin de semana". Manuel Espinar, presidente de los hosteleros valencianos dijo que el problema es que el cliente “se mueve casi exclusivamente por un impulso de precio”. Aunque el sector se muestra escéptico sobre el devenir del turismo nacional, el consejero de Economía, Industria, Turismo y Empleo planteó la crisis en pretérito.

"El turismo nacional va ir a más"

"El turismo nacional me preocupa menos porque va a ir a más", vaticinó Buch. El consejero predijo que "con la recuperación, la gente joven y el hogar español va a tener incluso más renta disponible porque no van a comprar pisos. Antes los compraban porque había una sensación de estabilidad en el trabajo y de que se iban a revalorizar. Ahora no va a haber sensación de estabilidad en el trabajo, nadie va a pensar que el piso aumentará su valor ni pensará que va a vivir toda la vida en la misma ciudad. Por lo tanto, la gente va a dejar de comprar pisos y eso le va a dejar más renta disponible para otras cosas". Entre ellas, según Buch, hacer turismo.

Mientras llega ese momento, el sector mantiene un debate abierto sobre la asociación de las marcas turísticas para que la Comunidad Valenciana tenga más atracción. Para los hosteleros, uno de los principales retos es la "potenciación de los microproductos”, como el turismo deportivo o gastronómico y “la movilidad del turista dentro de la Comunidad Valenciana", de manera que el impacto del turismo tenga una mayor amplitud. Manuel Espinar apuntó a un problema difícil de resolver: "El turismo no es algo que pase por casualidad. Es un sector que necesita su mantenimiento y en este momento hay unos presupuestos públicos que hacen que seamos los empresarios quienes estemos soportando el reto de la mejora de la calidad".

Manuel Espinar.

Al cliente le mueve el precio (Manuel Espinar, presidente de FEHV)

El presidente de la Federación de Hosteleros de Valencia explicó que la rentabilidad del sector “es mínima” porque el tipo de cliente que llega “se mueve casi exclusivamente por un impulso de precio”. Según datos de Egatur, el gasto del turista en la Comunidad Valenciana es de los más bajos, con 85 euros por persona y día. “Hay que atraer a un turista con poder adquisitivo más alto”.

Máximo Buch.

El turismo mejorará (Máximo Buch, consejero de Economía)

El consejero de Economía, Industria, Turismo y Comercio, Máximo Buch, explicó que “toda la oferta está ahora adaptada a una situación de poca opulencia” y habló de la crisis en pasado: “En crisis el que viajaba iba a reventar precios”. En opinión de Buch, “habría que trabajar el turismo gastronómico o el deportivo, que gastan más de media que el turismo de sol y playa”.

Antoni Mayor.

La tendencia puede cambiar (Antoni Mayor, hosteleros de Benidorm)

“Nuestros proveedores dicen que este año ha ido muy bien”, explicó Antoni Mayor, presidente de los empresarios de hostelería de Benidorm y la Costa Blanca. “Pero el turista tiene una gran flexibilidad”, añadía. Antoni Mayor advirtió: “Los turistas ingleses, que empiezan ya a comprar las vacaciones de verano, están eligiendo entre sus primeros destinos Egipto y Túnez”.

Vicente Blasco Infante.

Fidelizar al nuevo cliente (Vicente Blasco, agencias de viaje)

El vicepresidente de la Confederación Nacional de Agencias de Viajes, Vicente Blasco, dijo que “hay un exceso de oferta en turismo urbano y una guerra de precios que hace que baje la calidad se quiera o no”. Blasco ve pocas opciones más: “O la relación calidad-precio hace que el turista no se plantee cambiar de destino o habrá un fuerte impacto cuando mejore la situación en el Mediterráneo”.