Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Margallo dice que la oferta de diálogo de Rajoy a Mas sigue vigente

El ministro de Exteriores opina sobre el derecho a decidir que "pedir lo imposible en política es altamente peligroso"

José Manuel García-Margallo, con Jorge Fernández Días y Miquel Roca.
José Manuel García-Margallo, con Jorge Fernández Días y Miquel Roca.

El Gobierno del PP pretende combatir la etiqueta de inmovilismo con el proceso soberanista que se ha colgado. Al margen de redoblar su presencia en Cataluña en los próximos días y evitar salidas de tono dialécticas, también trata de enviar mensajes a la opinión pública que rebatan esa idea.

Eso es lo que ayer hizo en Barcelona el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, al recordar que “sigue abierta y vigente” la oferta de “dialogar sin fecha de caducidad” que ofreció Mariano Rajoy a Artur Mas en la carta enviada el pasado 14 de septiembre. “Dentro de la legalidad se puede hablar de todo; fuera, de nada”, proclamó García Margallo en un almuerzo organizado por Barcelona Tribuna.

El ministro insistió en el argumentario conocido de que una Cataluña independiente quedaría fuera del euro, que la secesión no tiene amparo en la legalidad europea y abogó por recuperar la tradición del pactismo catalán y “el espíritu de la transición”.

Más elocuente se mostró con la presidenta de Òmnium Cultural, Muriel Casals, quien le preguntó si no le parecía razonable que se reclamara el derecho a decidir a la vista del proceso recentralizador que está viviendo España, el déficit fiscal que sufre Cataluña y las “agresiones” que sufre la lengua catalana.

Margallo replicó que negaba la mayor, recordó las restricciones presupuestarias que sufren todas las Administraciones, las infraestructuras que se han construido en Cataluña y se declaró favorable a reformar el sistema de financiación de Cataluña, pero dentro de la LOFCA y del régimen común, excluyendo así un pacto fiscal a la vasca.

“En la política y la vida, lo único por lo que se no se puede actuar es por prejuicios. Pedir lo posible es sensato, pedir lo probable es temerario y pedir lo imposible en política es altamente peligroso”, zanjó.

En otro momento tampoco evitó lanzar una puya a la Generalitat cuando dijo que su ministerio “no hace memorándums de dos folios”, como el que ha enviado la Generalitat a los ministros de Asuntos Exteriores, embajadores y cónsules de 45 países a favor de la consulta soberanista. El argumentario de Exteriores a sus cancillerías ocupa casi 200 páginas y pretende unificar el mensaje de la diplomacia española ante las preguntas que puedan surgir sobre el proceso político catalán.