Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Provocación, insulto e involución

La oposición y el comité de empresa de RTVV critican el nombramiento

El vicepresidente José Ciscar, en la rueda de prensa tras el pleno del Consell.
El vicepresidente José Ciscar, en la rueda de prensa tras el pleno del Consell.

La remodelación aleja del núcleo de Presidencia a personas cercanas al vicepresidente y sitúa en primera línea a antiguas responsables de RTVV de la etapa de mayor manipulación informativa de la cadena pública. Lola Johnson gestionará ahora una imagen del Consell seriamente deteriorada por el cierre de RTVV. Un cierre en el que la nueva secretaria autonómica ha jugado un papel desde que, según diversas fuentes, propuso a Fabra el nombre de Ernesto Moreno para que ocupara de manera urgente el cargo de director general tras la dimisión de Rosa Vidal y su equipo.

La oposición reaccionó inmediatamente al nombramiento de Johnson. El diputado socialista Josep Moreno calificó la decisión de Fabra de “auténtica provocación”. Los socialistas presentaron poco después de hacerse pública la noticia una petición de comparecencia urgente de la nueva secretaria autonómica de Comunicación en las Cortes Valencianas. “Nos quiere demostrar”, comentó Moreno sobre el presidente de la Generalitat, “que sigue siendo discípulo de Camps y su peor etapa; que él no es cambio de nada y que es cómplice de los de siempre”.

“Es una remodelación que evidencia una involución comunicativa en el Consell”, dijo el portavoz de Compromís, Enric Morera, mientras que el diputado de Esquerra Unida Ignacio Blanco aseguró que “Alberto Fabra ha decidido volver a los tiempos del campismo”. Para los trabajadores de RTVV, que protestaron de nuevo a la puerta del Palau de la Generalitat coincidiendo con el pleno del Consell, el nombramiento de Johnson es “un insulto”. El presidente del comité de empresa, Vicent Mifsud, consideró “intolerable” que se premie “a la persona que dirigía Canal 9 cuando se diseñó el ERE ilegal”.