Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo: “No reducir diputados sería enfrentarse a la mayoría de gallegos”

El presidente de la Xunta volvió a pedir a Gómez Besteiro que acepte su propuesta

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, prevé seguir adelante con su idea de reducir unilateralmente el número de diputados del Parlamento Gallego, a pesar de que todo el resto del arco parlamentario está en contra. Se escuda en que la propuesta fue incluida en su programa electoral y que no llevarla a cabo supondría “enfrentarse a la mayoría de gallegos”. Por eso ayer Feijóo volvió a pedir al secretario general del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, que acepte su propuesta en lugar de recurrir a “excusas”. El dirigente del PSdeG ha repetido en numerosas ocasiones que solo aceptaría una reducción de escaños por consenso.

Feijóo, en cambio, sostiene que el PP con su mayoría absoluta tiene legitimidad para llevarla a cabo en solitario. Es lo contrario que defendió en 2006 —ante una propuesta del expresidente Emilio Pérez Touriño— para cambiar la ley electoral. Entonces, el líder de la oposición afirmó que “los cambios en las reglas del juego deben pactarse entre todos” y su rechazo llevó al expresidente socialista a meter la reforma en un cajón. Desde el final de la pasada legislatura, el PP gallego ha convertido en una prioridad una reducción de escaños —de los 75 actuales a 61— que de llevarse a cabo sin efectuar correciones reforzaría el peso de los votos en las provincias de Lugo y Ourense, donde los populares recaban mejores resultados. Besteiro planteó otras alternativas “que no recorten en democracia” si de lo que se trata es de promover el ahorro. Planteó que solo con evitar el envío de papeletas y propaganda electoral por correo, Galicia ahorraría dos millones de euros en cada convocatoria electoral.

Pero Feijóo —que ha disculpado reiteradamente sus incumplimientos del programa electoral y también el de Rajoy (“el presidente no cumple sus promesas pero sí con su deber”, respondió hace un año en una entrevista con EL PAÍS)— ha convertido la reducción de escaños en una cuestión de Estado. Ningún otro partido avala esa decisión y la oposición en pleno sostiene que la medida reducirá el pluralismo puesto que elevará el listón para que nuevos partidos puedan tener representación en la Cámara autonómica. La oposición acusa al PP de practicar “la antipolítica” y lamenta que los recortes hayan llegado también “a la democracia”.

 

Más información