Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Herrera propone una amplia mayoría con independentistas y federalistas

El líder de ICV pide en su último libro que ambos sectores cedan en favor del pacto

El nuevo copresidente de ICV, Joan Herrera. Ampliar foto
El nuevo copresidente de ICV, Joan Herrera.

 Iniciativa dejó claro esta semana que no quiere quedar excluida de la consulta soberanista y espera que la pregunta que se pacte antes haga sentirse cómodos a los federalistas, una petición que hizo suya el presidente de la Generalitat, Artur Mas. El líder de ICV, Joan Herrera, propone la fórmula para hacerlo posible: un pacto entre federalistas e independentistas en el que cada uno ceda a favor del otro. “Unos aceptarían el Estado en Europa si no hay relación de iguales con el Estado, y los otros avaluarían esta vía si se abriese”, recoge Herrera en su último libro, Quanta desigualtat pot suportar la democràcia? (RBA), que presentará mañana la periodista Gemma Nierga.

El líder ecosocialista reclama la unión de federalistas e independentistas con el fin de lograr una “amplia mayoría ganadora” para la consulta que consistiría en eliminar los bloques y asumir la posición del otro. Herrera cree que el independentista debe “aceptar que su verdad no es absoluta”, y que el federalista ha de pensar que “su adversario no es el independentismo, sino la inacción o la recentralización”. Herrera considera que para que la opción federal sea real ha de proponerla el Estado y que la única opción de los federalistas “pasa por la afirmación de nuestra soberanía, de un Estado propio que se pueda federar, confederar, o estar directamente en Europa”. Es decir, primero unirse en la consulta con los independentistas para después negociar un nuevo estatus en España. Lo importante, según Herrera, es mantener la cohesión en Cataluña. “La tercera vía depende de terceros, pero depende de nosotros definir un acuerdo para continuar siendo un solo pueblo", considera.

El proceso soberanista solo ocupa las páginas finales del libro, basado en la reflexión de que un nuevo país solo se puede desarrollar poniendo fin a las desigualdades. “Una democracia de baja intensidad puede soportarlo todo. Igual que el capitalismo. Pero el concepto de capitalismo de muchos de nosotros no puede soportarse más. La cuestión está en si estamos dispuestos a hacerlo todo para cambiarlo”, expone Herrera. En su análisis de la situación política a escala global, europea y catalana considera que uno de los principales problemas de la democracia es que se ha convertido en una plutocracia, en la que el verdadero poder lo ejercen los ricos.

La crisis, establece Herrera, está llevando en España y Cataluña a un “fin de régimen” frente al que las izquierdas deben crear una alternativa que no se conforme con actuar a escala local, sino que cree sinergias europeas. Por ello reclama una nueva Asamblea de Cataluña que se convierta en una alternativa de izquierdas, en la que partidos y movimientos vayan de la mano. “Se trata de definir un nuevo sujeto político”, define Herrera, que resume los principios de este movimiento: “Una voluntad radical de cambio, de una revolución serena y contundente, la del reformismo subversivo, con vocación de mayoría y con la voluntad de cambiar desde ahora mismo las condiciones de vida material de la gente”.