Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite la ejecutiva del sindicato USOC por la oposición interna a su gestión

Antònia Gil deja el cargo tras 15 años como secretaria general por el rechazo a los recortes

"Cuando uno gestiona y no tiene apoyo, debe dimitir", argumenta la dimisionaria

La organización tiene previsto celebrar su congreso durante el mes de abril de 2014

La ejecutiva de USOC, el tercer sindicato en Cataluña, encabezada por Antònia Gil, ha dimitido en bloque. El motivo es la crisis interna que vive la organización como por las sucesivas medidas de ajuste afrontadas desde 2010 como consecuencia de la crisis y la caída de los ingresos. Unas medidas que han supuesto el despido de cinco personas de una estructura de unas 30, además de dos ERE temporales que han afectado a 13 y seis empleados.

Ha sido la tercera oleada de ajustes ideada por la dirección en vistas a 2014, que pretendía modificaba la dedicación de los responsables de las estructuras territoriales y sectoriales, la que ha provocado un rechazo que ha llevado a sus siete miembros a dimitir. Y eso que el sindicato tiene previsto celebrar su congreso de cada cuatro años el próximo mes de abril. Hasta entonces, el sindicato lo gobernará una gestora integrada por "los principales dirigentes de las federación y las comarcas más representativas", según ha comunicado el sindicato en una escueta nota.

La propia Antònia Gil --y todavía desde su despacho-- ha explicado que USOC atraviesa una temporada muy dura con "recortes internos" desde 2010, cuando sus ingresos han caído un 30%. No solo han sido el descenso de subvenciones, sino también de las cuotas de sus 14.000 afiliados (2.400 delegados en empresas), porque la cuota de quienes se han quedado en paro es mucho menor que la de los activos. "La situación interna era insostenible, primero propuse dimitir yo, pero lo valoramos en la ejecutiva y finalmente hemos dimitido todos", explica.

La hasta ahora secretaria general del sindicato asegura que ya tenía previsto no volver a presentarse a la reelección en el congreso del próximo abril, pero que "ha llegado un momento de mucha tensión en el que si no se puede gobernar es mejor marcharse". "Cuando uno gestiona y no tiene apoyo, debe dimitir", insiste en la misma idea.

Gil recuerda que se afilió a USOC hace 40 años, cuando tenía 19, y asegura que mantendrá su condición de sindicalista. La hasta el pasado jueves líder del sindicato atribuye la situación que vive el sindicato a la crisis y recuerda que antes de la recesión la organización había incrementado su número de afiliados de 9.000 a 14.000. Desde 2009 hay tantas altas como bajas: “las altas compensan las bajas y la afiliación se mantiene, pero sin apenas subvenciones ahora ya podemos decir que vivimos casi exclusivamente de las cuotas".