Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
IBEROSTAR TENERIFE, 76-GUIPUZKOA BASKET, 75

Gipuzkoa Basket ve escapar la victoria a siete segundos del final en Tenerife

El equipo vasco llegó hasta el último segundo con opciones de ganar

Santa Cruz de Tenerife
Ricardo Úriz controla el balón ante la defensa del Gipuzkoa Basket.
Ricardo Úriz controla el balón ante la defensa del Gipuzkoa Basket. EFE

Una canasta de Nico Richotti a falta de siete segundos para el final le dio el triunfo al Iberostar Tenerife para estrenar el nuevo nombre con victoria, sobre un Guipúzkoa Basket que llegó hasta el último segundo con opciones de ganar (76-75). Robinson, tras un tiempo muerto de Sito Alonso, tuvo la última posesión del partido, pero su lanzamiento, algo más arriba del tiro libre, no entró con lo que perdieron una gran oportunidad de situarse entre los ocho primeros.

El rebote era el problema que tenía el Iberostar Tenerife en los primeros instantes del choque, porque los visitantes se mostraron muy sólidos en defensa y acertados en ataque. Pese a todo, los canaristas no perdían el ritmo del choque, pero ya no era sólo Sekulic como en anteriores partidos la única opción ofensiva local, ya que Levi Rost estuvo bien, lo mismo que Blanco.

Ficha técnica

Iberostar Tenerife, 76:  Uriz (11), Blanco (8), Rost (8), Sekulic (15), Sikma (9) -inicial-, Gutiérrez, Richotti (11), Biviá (8), Heras (6), Fajardo.

Guipúzkoa Basket. 75: Neto (13), Cortaberría (3), Robinson (14), Ramsdell (3), Doblas (10) -inicial-, Motos, Hanley (11), Salgado (11), Olaizola (2) y Winchester (8).

Parciales: 23-21,13-17, 20-20 y 20-17

Arbitros: Perea, Araña y De Dios.

Encuentro disputado en el Pabellón Insular Santiago Martín, de La Laguna, ante unos 3.000 espectadores.

Al primer parón se llegó con un 23-21 y mucho por corregir. Heras entró para defender a Robinson, pero además anotó dos triples que puso el 29-23, y es que los suplentes del Tenerife empezaron a tener un mayor protagonismo en la cancha. Robinson, que se había ido al banco, tuvo que volver a jugar y, junto al norteamericano y el gran acierto de Neto y Salgado, el choque llegó al descanso con un 36-38.

Mejoró la defensa canarista tras la reanudación, aunque se perdió algo de acierto en ataque. Los dos equipos estuvieron muy cuidadoso con sus tácticas lo que provocó que el partido se moviera en diferencias cortas. La clave del encuentro estuvo en una jugada de infortunio para los canaristas, cuando Juan Pedro Gutiérrez tuvo que retirarse al resentirse de su lesión y la entrada de Luca Sikma no solucionó los problemas en ataques del Canarias, porque David Doblas se quedaba dentro haciendo la ayuda. Alejandro Martínez, viendo ese problema, lo gestionó muy acertadamente cuando sacó a Levi Rost de cuatro y dio entrada también a Saúl Blanco.

Esta situación obligó a Doblas a salir fuera a defender a Rost y así más hueco en la zona para aprovechar, no solo las incursiones de Sekulic, sino los uno contra uno de Richotti y Uriz. La entrada de Rost se produjo a falta de cuatro minutos de final (64-70) y, a partir de ahí, una canasta de Bivía, un triple de Rost y otro de Blanco, después de un error en los tiros libres de Doblas, puso el marcador en 72-72 a dos minutos del final.

El partido estaba muy abierto y cualquiera se podía llevar el triunfo. El Guipúzkoa ya no encontraba tan fácil la canasta canalista, mientras que Richotti, Neto y de nuevo el ítalo-argentino cometieron errores en sus ataques. Pero el argentino insistió, tomó el mando de su equipo y se jugó la entrada definitiva para poner el marcador en 76-75 a falta de siete segundos.