Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
TEATRO

Democracia en la familia

Divertida comedia de Jordi Casanovas en la sala Beckett

Qué difícil hablar sobre una obra sin poder decir nada de ella. Y qué rabia además en este caso, porque la verdad es que lo que más apetece a la salida de Consell familiares contar como mínimo la idea en la que se basa: una familia sigue las reglas de la democracia en su hogar, legisladas y aplicadas por los padres cuando se casaron; ahora, con los hijos ya mayores de edad, la estructura familiar se tambalea y entra en crisis; la hija cuestiona el sistema y pide elecciones anticipadas. Hasta ahí, y ya es mucho. De hecho los espectadores de este montaje deberían acudir a la Beckett sin saber nada de nada para poder ir descubriendo el juego de Cristina Clemente, la autora, según se va desgranando; un juego oportuno, hábil y tremendamente divertido. La idea de trasladar el parlamento al salón de los Solé-Ametller no se queda ahí sino que evoluciona formidablemente hasta enlazar la política familiar con la actualidad política del país en un giro final buenísimo que desenmascara el mecanismo del juego.

CONSELL FAMILIAR. De Cristina Clemente. Dirección: Jordi Casanovas. Intérpretes: Georgina Latre, Pep Ambrós, Pere Ventura, Lluïsa Castell, Marc Rius. Sala Beckett. Barcelona, 21 de noviembre

El proceso de escritura de la obra formó parte de un proyecto de creadores en residencia en los institutos de Barcelona impulsado por el Instituto de Cultura de Barcelona y el Consorcio de Educación; Clemente compartió la creación de Consell familiar con alumnos de secundaria del instituto Príncep de Girona durante el curso 2012-2013, una iniciativa estupenda para que los adolescentes entren en contacto con la creación contemporánea. Con este montaje, en concreto, las carcajadas están aseguradas. Y es que está dirigido por Jordi Casanovas con gran complicidad, diría, con la autora. Los cinco intérpretes están en estado de gracia.

Habrá que ver si el éxito de esta alianza CC (Clemente-Casanovas) repercute en la escena teatral barcelonesa ahora que él ha dejado la dirección artística de la sala Flyhard "por desavenencias insalvables con el resto de los socios".