Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ifema donó al arzobispado 540.000 euros para la visita del Papa en 2011

Arturo Fernández, presidente de los empresarios madrileños y ejecutivo del ferial debía 1,2 millones al recinto en 2012 y paga con pagarés con vencimiento en 2015

Aparcamiento de IFEMA en los recintos feriales. Ampliar foto
Aparcamiento de IFEMA en los recintos feriales.

La Institución Ferial de Madrid (Ifema) donó 540.213 euros al arzobispado de Madrid durante la celebración de las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ), celebradas con motivo de la visita del papa Benedicto XVI en la capital en agosto de 2011. Un informe de la Cámara de Cuentas desvela que los recintos feriales cedieron de manera gratuita los “pabellones para el alojamiento de voluntarios”. Bien es verdad que los costes que generó la apertura, así como “el IVA correspondiente a la cesión de espacios, fueron a cargo del arzobispado de Madrid, organizador del evento”. Aparte de Ifema, el Ayuntamiento y la Comunidad cedieron de forma gratuita colegios y polideportivos. Esta no fue la única donación de los recintos feriales a instituciones sin ánimo de lucro. Los auditores públicos señalan que Ifema aportó 2.923 euros a la Fundación Arco y otros 6.015 a la Fundación Citema ese curso.

En su informe, al que ha tenido acceso EL PAÍS, la Cámara de Cuentas recoge en Ifema un superávit de 1.714.632 euros, superior en un 115% a 2009 (796.898 euros) y muy inferior al año 2010, “inusualmente elevado” por la estimación de un recurso de la institución frente a la Agencia Española de Administración Tributaria, que dejó como resultado 45,2 millones. Ifema tuvo 60,9 millones en ingresos por la venta de espacios; 21,9 millones por la prestación de servicios (11,8 millones por el montaje y decoración de los puestos de feria); 2,2 millones por la venta de entradas; y 6,2 millones por otros servicios. En conjunto, los ingresos bajaron un 9% respecto al curso anterior y un 8% en comparación con 2009.

El 57% de los ingresos de la institución proceden de los “espacios adjudicados a los expositores en las ferias propias”. El alquiler de pabellones (6,9 millones) y alquiler de salas y auditorio (1,9 millones) implican un aumento del 15% respecto al ejercicio precedente. En total, Ifema celebró 116 contratos en 2011 —99 en servicios, 13 en suministros y cuatro en obras— de importes superiores a 50.000 euros o a 18.000 (en ambos IVA no incluido) según fueran de obras o del resto de tipos contractuales, respectivamente. Los 116 contratos supusieron un importe de 56.892.867 euros, IVA aparte. No obstante, Ifema tiene provisionados 2,4 millones de euros para cubrir litigios judiciales, entre ellos una reclamación por la construcción del aparcamiento sureste.

También se destaca que el servicio de catering y cafetería de los recintos está gestionado por una empresa —propiedad del presidente de la CEIM y de la Cámara de Comercio, Arturo Fernández— que debía a Ifema 1,27 millones de euros a finales de 2012, debido a que la empresa no satisfacía el canon anual que debía pagar a esta institución pública, creada en 1979 y cuyos accionistas son el Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad, la Cámara de Comercio y la Fundación Caja Madrid. “Dentro de la cuenta de deudores varios”, apuntan los auditores, “el 66% del saldo corresponde a los importes no cobrados del concesionario del servicio de restauración (833.880 euros). El servicio con el nuevo contratista comenzó en enero de 2011, y ya en abril se produjeron los primeros impagos”. Desde abril de 2011, Ifema ha reclamado “infructuosamente la deuda cada mes, primero mediante correo electrónico y luego mediante burofax”. A final de ejercicio la deuda neta alcanzó un importe de 1.277.801 euros, una vez descontado lo que Ifema debe al concesionario por el servicio de comedor y diversos caterings.

Debido al incumplimiento de la empresa adjudicataria, Ifema siguió insistiendo hasta que la empresa decidió entregar mensualmente en 2013 “pagarés con vencimientos hasta el 11 de noviembre de 2015, forma de pago que no estaba prevista en el pliego” de adjudicación. Arturo, además, no invirtió los 928.000 euros “en las instalaciones” como se comprometió en 2011. Los auditores sostienen que “el compromiso de ejecución de dichas inversiones fue, junto al precio ofrecido, criterio determinante para la adjudicación del contrato”. Por ello, “el contrato debería ser resuelto en aplicación de lo dispuesto en las bases del concurso”.

Pero hay más, según la Cámara de Cuentas. El propio Arturo Fernández, “administrador único” de la concesionaria, “fue designado miembro del comité ejecutivo de Ifema”. Los auditores destacan así “los conflictos de intereses que pueden presentarse en la adjudicación de contratos a empresas cuyos titulares sean miembros de los órganos rectores de Ifema”.

Ifema presenta un saldo al final de 2011 de 660.698 euros en obras de arte. El incremento, de 213.990 euros respecto al ejercicio anterior, corresponde a adquisiciones a expositores de la Feria Arco (60.554 euros) y los restantes 153.436 euros por obras de la Fundación Actilibre. “Por su especial naturaleza, este tipo de bienes no se amortiza”, refleja el informe de la Cámara de Cuentas. La Fundación Actilibre canceló una deuda con Ifema de 341.841 euros pendientes de 2008, mediante la entrega de los 153.436 euros en obras de arte y la cesión de marcas y derechos de explotación de las mismas por el resto de la deuda (159.665), sin contar 28.740 euros de IVA. La Cámara destaca que la valoración de las obras procedentes de la dación en pago referida “no está soportada por las correspondientes facturas, sino por una tasación realizada por persona vinculada a la Fundación Actilibre, lo que compromete su objetividad”.

En la cuenta de construcciones figura “un deterioro de valor” de 3,4 millones de euros por la obra de un túnel bajo la M-11 “que se realizó pensando en la ampliación de los recintos feriales, pero que no se completó y permanece inactiva”. Por otro lado, el material de Boutique Ifema está almacenado y empaquetado sin recontar a 31 de diciembre de 2012 tras la desaparición de la tienda el 16 de noviembre de ese año.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información