Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia registra de nuevo RTVV y se lleva un ordenador

El TSJ envía una segunda comisión judicial relacionada con los contratos con la trama Gürtel

Un coche de la policía autonómica, estacionado este miércoles en el aparcamiento de Canal 9.
Un coche de la policía autonómica, estacionado este miércoles en el aparcamiento de Canal 9.

Los trabajadores salían por la puerta del personal y miraban el coche de la policía autonómica, estacionado en el aparcamiento de Canal 9, y a los dos agentes que lo flanqueaban. Estos esperaban a la comisión judicial que se hallaba dentro del Centre de Producció de Burjassot de  Ràdio Televisió Valenciana (RTVV). Los empleados no sabían a qué obedecía esa presencia. No habían visto nada extraño; no había pasado nada fuera de la anormalidad que supone trabajar en una empresa que vive sus últimos días. No tenían por qué saber que una comisión judicial se encontraba en la planta noble, desde donde se ha dirigido RTVV en sus 24 años de historia.

Por segundo día, la secretaría judicial de la sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia valenciano, acompañada de funcionarios, practicó ayer diligencias relacionadas con la pieza cuatro, sobre los contratos de la sociedad pública con empresas de la trama Gürtel, en el presunto saqueo de dinero público con motivo de la visita a Valencia del Papa Benedicto XVI en 2006.

Lo que sí se pudo comprobar es que la comisión judicial precintó y se llevó un ordenador para su posterior análisis. La propia cadena informó de ello en sus noticias de las 20.30. Un día antes, el exjefe del departamento técnico e imputado en el caso, Luis Sabater, había dicho sobre la investigación , también en Canal 9, que en su opinión falta por "descubrir cómo se cocinó y quiénes fueron los pinchos de esa cocina".

El juez José Ceres declaró el secreto del sumario de esta pieza separada, la número cuatro del caso Gürtel, a raíz de la inesperada declaración el 25 de octubre de un testigo cuya identidad no ha sido revelada. Según la instrucción, la trama Gürtel habría cobrado comisiones ilegales de tres millones de euros con la presunta complicidad del entonces director general de RTVV, Pedro García, por la contratación de Teconsa para suministrar pantallas de vídeo, sonido y megafonía.

El actual director general, Ernesto Moreno, se estrena hoy en el pleno del Consejo de Administración de RTVV. El consejero designado por Compromís, Rafael Xambó, sostuvo que “es muy poco ético, por legal que sea”, que Moreno cobrara alrededor de 30.000 euros cuando abandonó el Palau de les Arts, donde desempeñó el cargo de alta dirección de administrador, para ingresar al poco en Teatres de la Generalitat, que fue subsumido por CulturArts, de donde el Consell llamó a Moreno para finiquitar RTVV. La anterior directora general, Rosa Vidal, que estuvo siete meses en el puesto, ha renunciado al finiquito de siete días por año que le correspondía.

Xambó, además, denunció que se haya vaciado su “maletín” y el de otros vocales, donde se contiene información del consejo dentro del sistema informático corporativo.

Fe de errores

En esta información, se decía que Luis Sabater, exjefe del departamento técnico e imputado en la pieza cuatro del caso Gúrtel, había dicho en Canal 9 que tal vez la autoridad judicial no había mirado en el ordenador adecuado en las diligencias practicadas el pasado lunes en RTVV. Sabater declaró, literalmente, en el informativo: "Lo que queda por descubrir exactamente es cómo se cocinó y quiénes fueron los pinchos de esa cocina"