Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lindsey Davis recoge el Premio de Novela Histórica Barcino

La escritora promete que su famoso personaje Marco Didio Falco volverá a Barcelona

Lindsey Davis, durante su estancia en la ciudad de Barcelona.
Lindsey Davis, durante su estancia en la ciudad de Barcelona.

La escritora británica Lindsey Davis recibió ayer el primer Premi Internacional de Novel·la Històrica Barcino con una promesa que no podría entusiasmar más a sus lectores barceloneses: su personaje más célebre, el detective Marco Didio Falco, volverá a pisar la ciudad para vivir nuevas peripecias. Aunque en 2012 Davis anunció que se tomaría un respiro con la saga de su investigador, la premiada afirmó que se van a publicar más libros del investigador romano y prometió a la audiencia del Saló de Cent, donde se entregó el nuevo galardón, que una de sus aventuras ocurrirían en la Barcelona del Imperio Romano, como ya sucedió en Una conjura en Hispania, el octavo volumen de la serie.

Durante el acto, celebrado dentro de la Setmana de Novel·la Històrica de Barcelona que hasta el sábado pone el foco en este género literario seguido por millones de lectores, la famosa escritora aprovechó para dar a conocer a Flavia Albia, la hija adoptiva de Falco, protagonista de una nueva serie —que publicará también Edhasa— cuyo primer título es Los idus de abril. A través de las aventuras de la joven Flavia, que tienen su punto de partida en el año 89, bajo los emperadores Vespasiano y Domiciano, Davis pretende mostrar otra perspectiva de una época donde las mujeres romanas vivían con muchas limitaciones sociales. La escritora ultima la tercera entrega de la serie que también está narrada en primera persona y donde “prevalece la profundidad humana por encima del escenario”.

Como un académico

Davis se reivindicó una vez más como novelista histórica y explicó que, para ella, “el misterio y el crimen vinieron después”. También declaró que no tiene intención de alejarse de un género que “da al lector la posibilidad de escaparse a un mundo muy distinto para después volver a la realidad más fresco y alegre”.

Y es que Davis dice escribir para proporcionar entretenimiento y una vía de escapismo a sus muchos seguidores y también a sí misma. Por eso, el humor, medio británico y medio romano, siempre ha tenido un peso importante en sus novelas. Pero no por ello descuida la regla de oro del novelista histórico: la documentación previa. Según ella, “para que la ficción se sostenga y el lector pueda creérsela es necesaria una gran precisión en las fuentes y documentación, como la que ha de tener cualquier académico”.