Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

A Illa se vuelca en defensa del director del instituto expedientado por Educación

Cientos de personas salen a la calle en solidaridad con Alfonso Malvido, que retrasó el inicio de curso por la falta de profesorado

Santiago de Compostela

Cientos de personas han salido hoy a la calle en A Illa de Arousa defensa del director del IES de A Illa, Alfonso Malvido, expedientado por la Consellería de Educación. La concentración se ha celebrado bajo la lluvia con pancartas en las que se podía leer "Arousa coa escola pública" y "Recortar é o voso negocio. Educar, o noso traballo". Los asistentes han portado camisetas amarillas contra los recortes.

La movilización de hoy se produce tras las protestas que padres y alumnos han realizado en la últimas semanas en apoyo de Malvido, al que Educación abrió expediente por retrasar el inicio de curso en el centro el pasado septiembre debido a la falta de profesorado. La comunidad educativa del IES de A Illa de Arousa ha hecho público además un manifiesto en contra del expediente. 

El claustro de profesores del centro decidió que era conveniente atrasar el inicio de las clases, previsto para el pasado 17 de septiembre, al no tener confirmada la adjudicación de un profesor y para no perjudicar al alumnado. Los docentes explican que la planificación estaba realizada contando con un número determinado de docentes y que los horarios quedarían invalidados con un nuevo profesor, por lo que no podían ser asignados tutores a los grupos. Entre otros puntos, han aclarado que esta decisión no ha sido "unilateral" de la dirección y que otros centros del entorno también atrasaron el inicio de las clases hasta unos días después, un procedimiento "habitual, al menos, en los últimos cursos".

Los profesores aseguran que "se hizo todo lo posible" a lo largo de la mañana del viernes 13 de septiembre por contactar con la Inspección y la Jefatura Territorial para "solucionar el problema". El propio claustro se reunió el lunes 16 y decidió no empezar las clases al día siguiente, al considerar el hecho "un imprevisto urgente", aunque "fue imposible contactar con la Inspección Educativa". Asimismo, han aclarado que los padres recibieron aviso de esta decisión mediante el programa de envío de SMS que el centro tiene contratado y una nota enviada a las casas de los alumnos, advirtiendo de la falta de asignación de profesorado y de la incidencia que impedía iniciar las clases con normalidad.