Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fagor Electrodomésticos cae en concurso de acreedores y consuma su liquidación

El fabricante de electrodomésticos pedirá mañana el concurso de acreedores

Bizkaia anuncia que concederá tres millones en avales para salvar Edesa

Asistentes a la reunión sobre el futuro de Fagor. En el ala izquierda, los representantes de la empresa y de MCC.
Asistentes a la reunión sobre el futuro de Fagor. En el ala izquierda, los representantes de la empresa y de MCC.

La cooperativa Fagor, el gigante español de los electrodomésticos, entrará en los próximos días en fase de liquidación definitiva. El buque insignia de la Corporación Mondragón solicitará este viernes el concurso de acreedores tras fracasar las “intensas” gestiones que ha desplegado durante los últimos días para obtener la financiación que el grupo cooperativo al que pertenece le negó la semana pasada.

Con una deuda sobre la cabeza de 859 millones de euros, el fabricante de electrodomésticos necesitaba 170 millones para poner en marcha un plan de reestructuración —pasar de 14 plantas a siete y reducir sus 5.642 trabajadores a la mitad— que le permitiera poner freno a la incesante sangría de pérdidas que ha acumulado los últimos cinco ejercicios. Todos los esfuerzos se centrarán ahora en salvar el mayor número de empleos.

La decisión de acudir al concurso ha sido adelantada por el presidente del consejo rector de Fagor Electrodomésticos, Xabier Bengoetxea, y su director general, Sergio Treviño, durante una reunión celebrada este miércoles en la sede del Gobierno en Vitoria, a la que también han asistido el presidente del grupo Mondragón, Txema Gisasola, y representantes institucionales del Ejecutivo autonómico, las tres Diputaciones y de los Ayuntamientos donde Fagor tiene radicadas sus fábricas. La reunión ha durado cerca de dos horas y media.

A la compañía de electrodomésticos, en preconcurso desde el 16 de octubre, se le ha acabado el oxígeno económico y no encuentra a nadie que le salve del peor desenlace. El viernes pedirá entrar en concurso de acreedores y en las próximas semanas comenzará el proceso para liquidar sus activos. La decisión de la matriz se solapa con el anuncio hecho por su filial francesa Fagor Brandt, que se declara en suspensión de pagos y queda en manos de los administradores judiciales. Hace una semana hizo otro tanto la polaca Mastercook, también englobada en el grupo Fagor.

Al término de una reunión con caras muy largas, según reconoce uno de los asistentes, la consejera de Desarrollo Económico, Arantza Tapia, ha confirmado lo que unos minutos antes el diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, había comunicado con otras palabras a los periodistas: “La liquidación de Fagor es a día de hoy la única previsión posible”, después de mantener sus fábricas cerradas varios días y no lograr los recursos necesarios para continuar con su negocio.

“Ya no es momento de reproches ni de mirar atrás. Hay que mirar al futuro”, ha declarado la consejera, quien ha abogado por dar el mejor “cierre” a Fagor y atenuar sus consecuencias en el empleo y la economía.

El hundimiento de Fagor Electrodomésticos, con algo más de 2.000 empleados en España, supondrá la pérdida de unos 4.000 puestos de trabajo en total en Euskadi, según estimaciones de la propia compañía. Para mitigar estos efectos, la Corporación Mondragón se ha comprometido ante las instituciones a reubicar y prejubilar en los próximos meses a un colectivo de entre 1.000 y 1.200 trabajadores de Fagor, según ha expuesto Gisasola, que ha estado acompañado en la cita por el director del Departamento de Gestión Social, Mikel Zabala.

En un comunicado, la corporación ha ratificado su “disposición a dar soluciones al empleo excedentario” de la cooperativa que se va a cerrar. Mondragón aportará “recursos suficientes” para mantener “el mayor número de empleos” recolocándolos en otras cooperativas del grupo. Esta será su “prioridad absoluta”. “A día de hoy, y teniendo en cuenta la positiva respuesta que se está recibiendo por parte de las cooperativas, se está visualizando un escenario de posible solución en los próximos meses para un colectivo de entre 1.000 y 1.200 personas, incluyendo reubicaciones y prejubilaciones”. Este es el compromiso del grupo, que gestionará a través de una “oficina corporativa de empleo”. Estudiará “todas las opciones”, tanto las de los empleados “temporales” como los “definitivos”.

Al respecto, Garitano ha asegurado que el plan de reubicaciones de Mondragón y Fagor solo incluye a los cooperativistas y deja fuera a quienes no tienen la condición de socios, a los empleados eventuales y a los trabajadores de las plantas de Edesa (Basauri) y Grumal (Azpeitia).

Dado que el compromiso de Fagor y la corporación podría beneficiar a los cooperativistas, Tapia ha querido remarcar que el Gobierno va a centrar sus esfuerzos en las empresas proveedoras de esta firma para tratar de evitar la destrucción de empleos indirectos. Y ha anunciado que su departamento realizará un análisis en profundidad para conocer el impacto real del cierre de Fagor y pondrá en marcha planes de empleo y formación, además de desarrollar planes de emprendizaje, en las zonas más afectadas por la destrucción de puestos de trabajo.

En un movimiento inesperado, el diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, se ha encargado de anunciar una solución para los 230 operarios de la planta de Edesa. La Diputación de Bizkaia ha acordado con la dirección de Fagor Electrodomésticos la retirada del preconcurso de acreedores presentado sobre Edesa, a cambio de la concesión de tres millones de euros en avales para que pueda pagar a proveedores y seguir funcionando. El acuerdo prevé la reapertura hoy mismo de las instalaciones de Basauri, según Bilbao.

La decisión de la Diputación llega después de que su máximo responsable criticase, el pasado jueves, al Gobierno vasco por haber concedido 50 millones de euros a Fagor sin exigirle garantías de viabilidad. “Si en tu casa, tu familia, te dejan tirado, no puedes pedir a otros soluciones que los tuyos te han negado”, dijo Bilbao tras la negativa de la Corporación Mondragón a dar su apoyo financiero a la compañía de electrodomésticos al considerar “no factible” su plan de viabilidad.

Apenas cuatro días después, Bilbao anuncia ahora su intención de conceder tres millones en avales para salvar la actividad de Edesa. Esta línea de ayudas para financiar el circulante (tesorería) de la empresa se aprobará de urgencia en el Consejo de Diputado del próximo martes y después se tramitará a las Juntas Generales para su ratificación.

Esta revelación del mandatario vizcaíno ha sido festejada por el alcalde de Basauri, Andoni Busquet, también del PNV, y recibida con cierta confusión por los trabajadores de Edesa al conocer la aportación foral para que la empresa salga del preconsurso y pueda seguir funcionando.

Más información