Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arte “insultante” de ida y vuelta

Botella ordena reponer una imagen suya en una exposición municipal muy crítica con políticos

El concejal de Las Artes la había retirado por creerla ofensiva

Lámina con la imagen de Botella retirada de la exposición en Matadero. Ampliar foto
Lámina con la imagen de Botella retirada de la exposición en Matadero.

El Ayuntamiento de Madrid ordenó el pasado jueves retirar una imagen de la alcaldesa, Ana Botella (PP), de una exposición en el centro municipal Matadero por considerarla “insultante”. A última hora de ayer, tras ser informada de esta noticia, Botella ordenó que se volviera a colocar la lámina de inmediato en la muestra.

La “original y divertida” exposición, inaugurada el 10 de octubre, “trata temas de actualidad de manera directa y visceral”, según publicita el Ayuntamiento en su página de internet. Bautizada Con dos colores, y organizada por la Asociación de Diseñadores de Madrid, incluye un centenar de láminas con una imagen en rojo y otra en azul superpuestas como si se buscara un efecto visual en tres dimensiones.

En la obra retirada el jueves aparece en color rojo la alcaldesa con la leyenda “Paletos” y en color azul el científico Albert Einstein con el lema “Cultura”.

Lámina de la exposición con Rajoy y Rouco Varela y el lema ampliar foto
Lámina de la exposición con Rajoy y Rouco Varela y el lema "Vamos a repartirlo".

El concejal de Las Artes, Pedro Corral, explicó ayer a EL PAÍS que ordenó retirar esta lámina al tener noticia de su existencia por considerarla “un insulto injusto y gratuito”. Horas más tarde, sin embargo, después de que la alcaldesa rectificase, calificó su decisión inicial de “equivocada”.

La muestra incluye imágenes que pueden considerarse denigrantes de otras figuras públicas, pero sólo se retiró la de Botella.

En otras láminas, al exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón se le superpone un excremento con ojos y patas; la canciller alemana, Angela Merkel, aparece con la cerdita Peggy de los Teleñecos o desnuda en postura sugerente; el extesorero del PP Luis Bárcenas es tachado de “hijo de puta ladrón”; el Rey se muestra con un elefante superpuesto y la leyenda “No me volveréis a pillar”; el ex líder socialista José Luis Rodríguez Zapatero y el presidente estadounidense, Barack Obama, ríen bajo el lema “cleptocracia y corrupción”; y el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, y el arzobispo Rouco Varela miran golosos un plátano a medio pelar con el lema en inglés “Vamos a repartírnoslo”.

Una lámina de la muestra con la imagen de la canciller, Ángela Merkel. ampliar foto
Una lámina de la muestra con la imagen de la canciller, Ángela Merkel.

La exposición la montó la Asociación de Diseñadores en un espacio de 1.500 metros cuadrados alquilado al Ayuntamiento en la nave 17 de Matadero para fomentar su uso artístico. La dirección del centro cultural tiene la última palabra sobre lo que allí se expone, pero la muestra transcurrió sin revuelo desde su inauguración el pasado 10 de octubre, y probablemente habría acabado así el próximo domingo, su último día, de no mediar una “llamada apremiante” el jueves a sus organizadores.

La dirección de Matadero les exigió en un principio que retiraran dos láminas, ante lo que los organizadores mostraron su desacuerdo por considerarlo contrario a la libertad de expresión. Además de la imagen de Botella, la otra obra en cuestión hacía una referencia crítica a la expresión “Relaxing cup of café con leche”, dicha por la alcaldesa para promocionar Madrid 2020.

Lámina de la muestra con la imagen de Alberto Ruiz-Gallardón. ampliar foto
Lámina de la muestra con la imagen de Alberto Ruiz-Gallardón.

Finalmente, la dirección de Matadero sólo exigió que se quitara la lámina con la imagen de la alcaldesa con el argumento de que era “un insulto personal”.

Gabriel Martínez, del colectivo de diseñadores que organizó la muestra (“una decena de chavales veinteañeros”), explica que nadie se había quejado hasta entonces. “La retiramos porque legalmente podían obligarnos, pero ¿por qué se defiende el honor de Botella y no de otros, cuando la crítica se extiende a muchos más? No juzgamos a una persona sino al sistema político”, añade.

Corral niega que se tratara de un acto de censura sino de un intento de “establecer unos mínimos criterios para que ninguna institución pública se utilice para denigrar o insultar a nadie”.

“Es lamentable y desolador que después de más de 30 años de ayuntamientos democráticos volvamos al Madrid de Carlos Arias Navarro”, considera la concejal de IU Milagros Hernández. “Es lógico pensar que incluso al PP este acto intolerable de censura le parecerá franquista, pues así definió en fechas recientes la retirada de un cartel con la foto de un torero por parte del Ayuntamiento de Barcelona. En este caso, además, al ataque puro y duro al derecho a la libertad de expresión se suma el servilismo hacia la alcaldesa de los censores que deben pensar que es la única que se puede ofender porque su foto aparezca”, añade la concejal.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram