Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cuentas del Consorcio: 5,5 millones de ingresos y 23 de pérdidas

El Gobierno urge al organismo a devolver el crédito del ICO

La situación económica del Consorcio Valencia 2007, en cuyo consejo están los tres escalones de la Administración pública (Estado, Generalitat y Ayuntamiento de Valencia), es delicada. La dársena está paralizada desde que acabaron las regatas de la Copa del América, con la única excepción de la celebración en verano del Gran Premio de Europa de F-1, ahora anulado al menos hasta que pase la crisis. La adaptación de la dársena a las exigencias de la competición naútica costó unos 320 millones de euros, sufragados con un crédito del Instituto de Crédito Oficial (ICO). El Consorcio no ha devuelto las cuotas del préstamo.

El organismo gestiona en la actualidad un puerto deportivo, el edificio Veles e Vents y una zona de ocio que alberga conciertos y otros eventos. Esa actividad le reportará 5,5 millones de euros de ingresos, según la cuenta de pérdidas y ganancias incluida en los Presupuestos Generales del Estado de 2014. El gasto de personal está presupuestado en 1,2 millones de euros y las pérdidas previstas para el año próximo ascienden a 23 millones de euros.

Solo los gastos financieros suman 9,3 millones y la deuda a largo plazo pasa de los 289 millones de 2013 a los 273 presupuestados para el siguiente año. El Consorcio arrastra 238 millones de pérdidas de anteriores ejercicios. El diputado de Compromís Joan Baldoví preguntó hace meses por las cuentas y nadie le ha contestado todavía.

El Gobierno solo ha hablado a través del secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, quien dio a entender que no habría más dinero para inversiones en la marina y que urgía explotar comercialmente este espacio para devolver el crédito del ICO sin enfangar más al Estado.