Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La soledad catalana

El Scottish National Party muestra desinterés hacia el proceso soberanista

Cataluña no está sola en el mundo reclamando su independencia. Este es el mensaje que buscan las jornadas sobre formación de nuevos estados en el siglo XXI, organizadas por la Universitat de Barcelona. Pero a tenor de algunas de las intervenciones de ayer, primero de los dos días que duran las conferencias, los independentistas catalanes tienen que remar solos.

El Gobierno catalán se fija en Escocia como aliado, habida cuenta que la comunidad británica organizará el 18 de septiembre de 2014 un referéndum sobre su independencia pactado con el Reino Unido. Pero la complicidad no es recíproca: Angus MacNeill, diputado del Scottish National Party en el Parlamento británico, dejó claro su desinterés con el proceso soberanista catalán: “Cuando la gente vote en Escocia, estará votando su independencia, sin importarle lo que hizo Noruega hace 100 años o lo que haga Cataluña cinco días antes”. MacNeill obvió los sondeos que apuntan a una derrota de los independentistas y se mostró paternalista con los secesionistas catalanes: “Quizás Madrid no ha entendido nada, pero quizás Cataluña tampoco ha entendido nada. La oportunidad pasa y se tiene que coger. Nadie os dará la independencia, la tenéis que coger vosotros”. Preguntado sobre la posible coincidencia entre el referéndum catalán (que todavía no está convocado, aunque podría celebrarse el 14 de septiembre) y el escocés, McNeill reiteró su poca preocupación acerca de Cataluña: "No habíamos pensado en eso", dijo.

En la jornada también se expusieron los casos de Quebec, en Canadá, de Groenlandia, autónoma de Dinamarca, y de Flandes, en Bélgica. Sus ponentes coincidieron en que los procesos que viven esas naciones buscan un mejor acomodo en sus Estados, antes que la independencia. El procesor de ciencia política de la Universidad de Quebec, Alain-G.Gagnon, explicó que, lejos de abanderar un proceso soberanista, el Ejecutivo de esta región canadiense "está pensando en una forma de gobernar soberanamente que todavía no se sabe qué significa, pero parece que quieran forzar al Gobierno central a ceder competencias". En la región belga de Flandes, descrito por Wilfren Swenden, profesor flamento en la Universidad de Edimburgo, la discusión estriba en como conjugar en la federación belga los intereses contrapuestos de flamencos y valones.

En Groenlandia todavía hay menos preocupación por la soberanía. Los habitantes de esta región danesa tienen un acuerdo con Dinamarca que establece que pueden ser independientes cuando Groenlandia tenga suficientes recursos para valerse por ella misma. Pero no tiene ninguna prisa, según describió el director del Museo Nacional, Daniel Thorleisend. 

Más información