Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hispano Almería facturó casi 50 millones a Roquetas en solo 10 años

La contabilidad b de la constructora desvela comisiones del 4% para técnicos municipales

La firma ha ejecutado más de 500 obras públicas en la provincia

El dueño de la constructora Hispano Almería firma un convenio con Gabriel Amat. Ampliar foto
El dueño de la constructora Hispano Almería firma un convenio con Gabriel Amat.

La constructora Hispano Almería facturó 49,7 millones por obras adjudicadas por el Ayuntamiento de Roquetas de Mar entre 2001 y 2011. La facturación supone un tercio del total del presupuesto para las obras de este municipio almeriense gobernado por Gabriel Amat (PP) y cuyo urbanismo desaforado la ha convertido en la segunda localidad más poblada de la provincia tras superar a El Ejido. Ahora la Fiscalía Superior investiga supuestos pagos de comisiones ilegales a políticos por el 10% del presupuesto de las obras. Pero los políticos no actuaban solos. Siempre contaban con la supuesta connivencia de los técnicos municipales y de la Diputación provincial, que también percibían mordidas.

La contabilidad b de la constructora apunta a pagos del 4% del presupuesto de las obras para repartirlos entre los técnicos. Esto es, las supuestas comisiones ilegales se han pagado durante una década (2001-2011) entre los políticos, pero también entre arquitectos y aparejadores que fueron responsables de las adjudicaciones de las obras, según esta contabilidad. De este modo, la empresa se aseguraba las mejores puntuaciones en cada concurso público para alzarse como ganadora, al margen de los parabienes de los políticos.

El Ayuntamiento de Roquetas ha sido el principal cliente de Hispano Almería. Esta firma, dirigida por el empresario Miguel Ángel Morales, fue la principal beneficiada por las adjudicaciones de obras en Roquetas. La siguiente constructora que obtuvo más obras, pero a gran distancia, es Dragados. Sin embargo, Dragados solo logró contratos por ocho millones, menos de la cuarta parte de la constructora que investiga la Fiscalía Superior.

Contabilidad b

  • La contabilidad b de la constructora Hispano Almería revela pagos a políticos y aportaciones, al menos, al PP de Roquetas de Mar y de Níjar.
  • Los políticos, según esta contabilidad, percibían el 10% de lo que costaban las obras, cuyos precios crecían por las modificaciones que experimentaban durante su ejecución.
  • Esta contabilidad también apunta a pagos técnicos municipales que tenían responsabilidades en la decisión de la adjudicación de las obras.
  • En el caso de los trabajadores municipales, la contabilidad b de Hispano Almería apunta a que las comisiones que percibían suponían el 4% de la obra.
  • La firma logró obras que suman 50 millones en Roquetas en 10 años.

Hispano Almería realizó a lo largo de una década más de 500 obras con diferentes municipios almerienses, pero Roquetas acaparó la mayoría de ellas. El enorme volumen de las obras realizadas por esta constructora, que llegó a contar con más de un centenar de empleados, incluye el teatro auditorio de Roquetas de Mar, una obra que se inició con un presupuesto de siete millones y que multiplicó el valor de su ejecución hasta los 15 millones tras unos modificados.

Este sorprendente incremento fue denunciado por la oposición municipal en los juzgados, aunque el Tribunal Superior de Justicia (TSJA) archivó la denuncia tras observar una ilegalidad administrativa, pero no delito.

Junto al teatro auditorio local, la constructora ha realizado obras de reforma en el Ayuntamiento, la Policía Local, una estación de bombeo, una biblioteca, instalaciones deportivas municipales, un museo taurino, etcétera. Así hasta contabilizar un total de nada menos que 285 obras, incluida la plaza de toros con un coste de tres millones.

Otra de las obras que lleva el sello de Hispano Almería es el Aquarium de Roquetas de Mar. Una instalación levantada sobre una parcela municipal en la zona de Las Salinas, frente a la playa, que se cedió a un empresario local. Participaban del proyecto además de la constructora conocidas firmas como Cajamar y Hoteles Playa. Actualmente, el Aquarium está en quiebra y su cierre sería inminente de no ser porque el Ayuntamiento ha decidido rescatarlo. Arrastra una deuda de tres millones de euros y su mantenimiento anual oscila los 300.000 euros al año; gastos que pocos organismos públicos estarían dispuestos a soportar en época de crisis económica, pero Roquetas está empeñado en hacerlo. El equipo de Gobierno ha encargado una auditoría para conocer el estado real de las cuentas y su rescate se someterá a debate plenario.

En paralelo, la Diputación de Almería ha concedido obras por 2,2 millones desde que Amat accedió a la presidencia de la institución provincial en 2011. Es la tercera constructora en número de adjudicaciones. Entre ellas destaca la ejecución de una obra de urbanizaciones en Roquetas de Mar por 684.777 euros y un aparcamiento en Garrucha, adjudicado por 722.000 euros.

La investigación policial iniciada la semana pasada afronta uno de los problemas más comunes en estos casos de corrupción continuada: la prescripción de los delitos. Sin embargo, a pesar de que supuestos cohechos habrían prescrito, la contabilidad interna de la constructora refleja apuntes manuscritos de los meses del verano de 2011. “Corresponden a 20.000 euros POL. (políticos)”. Además, otra anotación es aún más reveladora: “Costes pend. [pendientes] POL 156.000 euros”. El apunte está repetido en agosto y septiembre de 2011.