Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fiscalía investiga las corridas de la Beneficencia de Carlos Fabra

El TSJ vio indicios de “ilícito penal” en la gestión de fondos públicos de la Diputación

La Fiscalía de Castellón ha abierto una investigación para esclarecer si existe delito en el método que utilizó el expresidente de la Diputación, Carlos Fabra, para recaudar dinero para la corrida de la Beneficencia que se celebró en la ciudad durante años. El origen de esta investigación está en la sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano de junio de este año en la que se dio la razón al Ayuntamiento de Vila-real que reclamó, vía contencioso, la devolución de casi 20.000 euros retenidos por la corporación provincial en concepto de entradas para el festejo taurino de 2010 y 2011 que fueron devueltas.

El alcalde socialista, José Benlloch, llevó el caso a los tribunales tras acceder a la alcaldía. El juzgado de Castellón lo desestimó. Pero el TSJ dictaminó lo contrario y, además, instó a la fiscalía a abrir una investigación puesto que, de lo analizado en la causa, vieron indicios de que la actuación puede constituir un “ilícito penal”, bien por presunta malversación de caudales públicos y/o por prevaricación en la gestión de fondos públicos de la Diputación. El TSJ habló de “perplejidad” por el hecho de que la Diputación descontase la cuantía de las entradas de otros conceptos “de forma unilateral y ejecutiva” y que lo argumentara (ya con Moliner de presidente) asegurando que la petición de entradas se hizo “de forma oral, sin contrato ni convenio” y alegando a una “práctica habitual”.

La Sala de lo Contencioso Administrativo del TSJ indicó que el decreto de la Diputación fue “contrario a derecho” porque no debió compensar las supuestas deudas con el Ayuntamiento de Vila-real “sin cumplir el procedimiento reglamentariamente establecido”.

La Fiscalía de Castellón ha abierto diligencias tras este fallo y ya ha llamado a declarar como testigo a Benlloch, que acudió este martes a relatar lo ocurrido en el caso de Vila-real. No se descartan declaraciones de más alcaldes afectados por este método de recaudación.

La de 2011 fue el último año en que la corrida de la Beneficencia se ejecutó de esta forma. El festejo necesitó de un presupuesto de 200.000 euros de los que recaudó 92.000 destinados a organizaciones sociales. Carlos Fabra llegó a criticar en 2010 la lista de Ayuntamientos “insolidarios” con la causa. El actual presidente de la Diputación, Javier Moliner, la anuló en 2012 alegando situación de crisis y la ha vuelto a instaurar este año pero con otro método. “Ahora se manda una carta a los Ayuntamientos, y quienes quieran entradas se tienen que poner en contacto con la empresa organizadora, la Diputación no participa”, explicaron.