Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seat reducirá los gastos del personal de las oficinas en un 5% en dos años

La marca del Grupo Volkswagen tiene un ERE temporal en marcha que afecta a 400 personas

No hablan de despidos, pero no llegan buenas noticias de Seat. El comité ejecutivo ha comunicado hoy durante su reunión trimestral con 400 mandos intermedios su intención de reducir en un 5% el gasto del personal de oficinas durante los dos próximos años. Justo este colectivo ha renunciado este mismo año a un 60% de sus libranzas para evitar el despido de 340 empleados. Este nuevo ajuste, que la firma denomina "plan de sensibilización de costes y eficiencias", coincide con el treinta aniversario del fabricante español de automóviles, hoy integrado en el Grupo Volkswagen donde es la única marca en números rojos y con un ERE temporal que afecta a unos 400 trabajadores.

El presidente de la marca, Jürgen Stackmann, ha explicado que la "estructura de costes fijos es en estos momentos demasiado alta para nuestras ventas", pese a que han aumentado un 11,7% este año, por lo que la empresa "debe reducirla considerablemente". Así, la batería de medidas de reducción del gasto "en todas las áreas de la compañía" irá acompañada de la potenciación del área comercial.

En el capítulo de las incógnitas, y pese a los rumores que afirman que la matriz adjudicará el esperado modelo todocamino a una planta polaca, la dirección asegura que no hay ninguna decisión tomada en firme. La llegada de un nuevo modelo a las líneas de producción sería un alivio para una fábrica en la que un tercio de la producción corresponde al Audi Q3. Martorell produjo en 2012 377.000 unidades, lejos de su capacidad máxima: 600.000.

La única alegría que hay en Martorell es la buena marcha de las ventas de la nueva gama del Seat León en el mercado doméstico y también la marcha general de las ventas en Alemania, que hoy es el primer mercado de la firma. En la última feria del automóvil de Frankfurt, en septiembre, el nuevo presidente (que la primavera pasada relevó a James Muir) anunció que la firma da marcha atrás en su plan para desplegarse en el mercado chino y por contra potenciará las ventas en los países de Latinoamérica y el Magreb.

Los resultados de 2012 mostraron como Seat volvió a perder, aunque redujo la cifra hasta 30 millones (en 2010 las pérdidas fueron de 104 millones y en 2011 de 61). El relevado Muir llegó a Seat hace casi cuatro años años con la promesa de sacar la marca de números rojos en 2013, pero la dirección reconoció la pasada primavera que no será posible, aunque subrayó que las pérdidas se han reducido un 70%.