Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alumnado, enseñantes y partidos caldean el ambiente de la huelga del día 24

El Sindicat d'Estudiants anticipa una convocatoria que afecta a 800.000 alumnos y 64.000 docentes

El STEPV insistirá en la rebaremación del profesorado interino como reivindicación propia

La huelga convocada el día 24 contra la Ley de Mejora de la Calidad de la Enseñanza (LOMCE) se anticipa este martes con la convocatoria unilateral del Sindicat d'Estudiants, que repercutirá en mayor o menor medida en la jornada académica de los institutos de secundaria valencianos los días 22 y 23 de octubre. Pero ya este lunes, el ambiente previo a las movilizaciones comenzaba a caldearse.

El Sindicat de Treballadors de l'Ensenyament del País Valencià (STEPV)  alertó de que "en algunos centros, la Inspección Educativa" estaba poniendo problemas para que los alumnos hagan huelga". En concreto, informaron,  "el inspector de L'Horta Sud está dando instrucciones a los directores" para impedir que los estudiantes puedan abandonar o no ir al centro educativo. La Consejería de Educación, sin embargo, negó que la Inspección hubiera dado instrucción alguna en ese sentido e incluso que existiera la figura de inspector de L'Horta Sud.

El STEPV cifró en rueda de prensa en cerca de 800.000 los alumnos y 64.000 los docentes llamados a la huelga educativa del 24 de octubre. El sindicato explicó que la huelga afectará a los funcionarios y trabajadores dependientes de todaslas administraciones educativas y universidades, trabajadores de centros sostenidos total o parcialmente con fondos públicos, monitores de comedor y personal de atención educativa externalizado.

El sindicato afirma que, en total, según datos de la Consejería de Educación, están convocados 779.992 alumnos de centros públicos y concertados no universitarios (567.543 de la pública y 212.379 de la privada-concertada), y 63.925 docentes (49.599 de la pública y 14.326 de la privada-concertada).

Según informaron en rueda de prensa Marc Candela y Amadeu Sanz, el STEPV acudirá a la huelga del día 24 con camisetas de color verde que exhibirán un mensaje positivo: 'Estimem l'escola pública', y, además de manifestarse contra la LOMCE y los recortes, mantendrán como "reivindicación propia" la rebaremación del profesorado interino. El acuerdo del pasado 3 de abril, firmado por los sindicatos presentes en la mesa sectorial a excepción del STEPV, reordenó las bolsas de trabajo del profesorado interino y, según este sindicato, ha provocado que más 1.400 interinos con la oposición aprobada pierdan su lugar en las listas y pasen al final de éstas.

Los afectados son docentes que este año han tenido convocatoria de oposiciones, básicamente de Primaria y que en el pasado que en el pasado no pasaron prueba alguna de oposiciones o bien, informaron los sindicalistas, "no se han presentado nunca porque de su especialidad no se han convocado oposición y han entrado por bolsa extraordinaria".

También los católicos

Nuevos colectivos se sumaron a la huelga, tras hacerlo la semana pasada representantes de la enseñanza concertada. La Asamblea Diocesana de la Hermandad Obrera de Acción Católica de Valencia, expresó su apoyo a las acciones en contra de la nueva ley, porque "no resulve los problemas existentes en la educación", como la atención prioritaria a los que menos tienen o la articulación de la calidad educativo, además de haberse gestado "sin diálogo".  

La Consejera de Educación, María José Català,  apeló también este lunes a la "responsabilidad" de los docentes ante la huelga general e invitó a pensar "todos que el trabajo para mejorar el rendimiento académico del alumnado es un trabajo de toda la sociedad". Por ello consideró que "perder un día de clase es una mala noticia", aunque manifestó respecto "absoluto por el derecho a la huelga" de quienes muestren así "disconformidad con cualquier tipo de iniciativa.Català recordó que "siempre el profesorado valenciano ha manifestado un alto grado de compromiso y la huelga ha tenido un seguimiento suave".

El secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, afirmó, por su parte, que su partido se sumará a las movilizaciones del jueves contra la política educativa del Gobierno central, porque según ha dicho, "hay que parar la Ley Wert". La LOMCE, dijo en Castellón el secretario general socialista, "morirá en el momento en que el PP pierda la mayoría absoluta". El líder socialista aseguró que "no se puede salir de la crisis con menos educación" y que si la Comunitat Valenciana "tiene más fracaso escolar que otras comunidades autónomas", es porque aquí "se han priorizado otras cosas, como los grandes eventos y las  infraestructuras inútiles".