Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

AENA mantendrá abierto Cuatro Vientos pese a la pérdida de vuelos

La decisión perjudica los planes de la Comunidad para el aeródromo de El Álamo

Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) “no contempla” el cierre del aeropuerto de Cuatro Vientos, lo que supone un nuevo revés del Gobierno de Mariano Rajoy (PP) a los planes de la Comunidad de Madrid (también del PP), en este caso para la viabilidad del aeródromo de El Álamo, y un cambio de estrategia radical respecto a los planes del Estado de cerrar el complejo, el más antiguo del país. El Ministerio de Fomento ya era favorable a clausurarlo en 2006 con el beneplácito de las asociaciones de vecinos de los núcleos urbanos del entorno, principalmente de los distritos de Carabanchel y Latina. El pasado mayo un piloto murió durante una exhibición aérea de la Fundación Infante de Orleans, con aviones de época, tras estrellarse contra un hangar.

El Gobierno español argumenta, en respuesta al diputado nacional Carlos Martínez Gorriarán, de UPyD, que las infraestructuras e instalaciones de Cuatro Vientos “permiten atender la demanda existente de vuelos de aviación general y formativos, además de dar servicio a las aeronaves institucionales”, en concreto helicópteros, de la Policía, la Dirección General de Tráfico o TRAGSA. También operan compañías de trabajos aéreos, de mantenimiento, de formación de técnicos de mantenimiento, representantes-instaladores de fabricantes de aeronaves... El tráfico civil se compone principalmente de aeronaves ligeras.

Hay previstas 12.000  operaciones de la aviación corporativa este año en Barajas

“Un aeródromo no se construye de un día para otro, necesita ser planificado con mucho tiempo y eso es lo que está haciendo la Comunidad desde 2007... Es razonable que Fomento no tenga aún intención de cerrar Cuatro Vientos en la actualidad. Sería una imprudencia hacerlo sin contar con un lugar al que trasladar las escuelas de vuelo”, sostienen desde el Gobierno madrileño.

El Ejecutivo autonómico proyecta precisamente que el aeródromo de El Álamo gestione una media anual inicial de 50.000 vuelos heredados de Torrejón y Cuatro Vientos, cifra que se duplicaría en 20 años. El presidente regional, Ignacio González, rescató el pasado junio el proyecto del baúl de los recuerdos. La inversión requerida para el aeródromo del suroeste está estimada en 230 millones de euros y la pondría la empresa privada que, mediante una concesión, gestionase la infraestructura durante 40 años.

La Comunidad planea que el aeródromo de El Álamo esté operativo, como tarde, en 2018. Ese año finaliza la concesión de cinco años del aeropuerto de Barajas para gestionar la aviación privada, que previamente venía operando en Torrejón. AENA adjudicó en febrero de este año la gestión de dos bases de operaciones fijas para la aviación corporativa y de negocios a Multiservicios Aeroportuarios SA y a Gestair SA. El contrato de la concesión es prorrogable “a petición del arrendatario” con seis meses de antelación como mínimo a la fecha de finalización del contrato y la aceptación expresa de AENA.

Según se desprende de la respuesta a Unión, Progreso y Democracia en el Congreso de los Diputados, no parece que AENA esté por la labor de apoyar la mudanza de los jets de hombres de negocios a El Álamo. Cuando esté próximo el vencimiento del contrato, “y siempre y cuando Barajas siga disponiendo de capacidad para atender” a los vuelos de negocios, AENA valorará “la pertinencia y oportunidad” de una nueva licitación para “estas instalaciones” en función de los resultados del contrato y el grado de satisfacción de los usuarios.

“El traslado a Barajas de toda la actividad civil de la base aérea de Torrejón da atención y respuesta a la demanda expresada por el sector de la aviación ejecutiva, en el contexto de una creciente internacionalización de la actividad empresarial española, y contribuye a optimizar el uso de las instalaciones del aeropuerto”, considera el Gobierno de Rajoy. Inmersa en una profunda crisis por distintas causas —pérdida de pujanza de Iberia, tasas elevadas y pérdida de atractivo para las compañías low cost—, Barajas opera al 60% de su capacidad.

La previsión estatal es que su terminal de aviación ejecutiva y de negocios “pueda atender cerca de 12.000 operaciones” este ejercicio dadas las “amplias y renovadas” instalaciones para la atención a pasajeros en tierra y prestaciones como la posibilidad de operar las 24 horas, sus slots disponibles y las radioayudas, en especial las habilitadas para condiciones metereológicas adversas.

Un complejo en declive

A ocho kilómetros del centro de Madrid, Cuatro Vientos es el decano de los aeropuertos españoles. Fundado en 1911, en 1936 asume la condición de alternativa a Barajas y comienza a funcionar como aeropuerto nacional a todos los efectos. En la actualidad tiene una utilización conjunta civil y militar y está destinado a vuelos de aviación general. Centrado en las escuelas de vuelo y servicios del Estado, en 2012 registró 37.586 operaciones, prácticamente la mitad de las realizadas en 2003 (73.086).

Salvo un repunte puntual en 2007 con 68.018 operaciones, el complejo ha experimentado un declive progresivo en los últimos 10 años, con 66.404 operaciones en 2004, 64.657 en 2005, 61.505 en 2006 y el espejismo mencionado de 2007. Precisamente desde ese ejercicio la actividad de Cuatro Vientos cae con especial virulencia: 52.893 operaciones en 2008, 55.115 en 2009, 45.300 en 2010, 42.707 en 2011 y las ya referidas del año pasado.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram