Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos testigos declaran que varios mossos pegaron al empresario del ‘Gayxample’

Los dos vecinos aseguran que los policías le golpearon con las manos, los pies y una porra

Entidades sociales anuncian que se presentarán como acusación particular

Vecinos en la ofrenda floral del pasado martes a la víctima del Raval. ante una de sus dos tiendas de ropa en el Eixample.
Vecinos en la ofrenda floral del pasado martes a la víctima del Raval. ante una de sus dos tiendas de ropa en el Eixample.

Dos testigos declararon ayer ante la juez que los agentes de los Mossos d’Esquadra redujeron a golpes a Juan Andrés Benítez, la noche el 5 de octubre, en El Raval. Benítez, el empresario del Gayxample, fue trasladado en estado crítico al hospital Clínic de Barcelona después de ser reducido por la policía. Benítez murió a las pocas horas por diversos golpes que tenía en el cráneo, que le acabaron provocando un fallo cardiaco, según la autopsia.

Lahsen A., de 32 años, uno de los testigos, aseguró a la juez que varios mossos rodearon a la víctima y le pegaron. No pudo precisar cuántos eran —vio los hechos a “50 o 60 metros de distancia”— aunque calculó que eran seis o siete. Incluso contó que uno de ellos “sacó la defensa y pegaba hacia delante”, apuntó. Walid E., de 16 años, otro testigo clave, aclaró que los agentes golpearon a Benítez justo después de que este propinara una patada a una mosso.

“Gritaba sin decir nada porque le estaban pegando”

Los dos testigos coincidieron en que los hechos se iniciaron cuando el empresario se peleó en la calle de la Aurora, donde residía, con El Yazid, otro vecino de la misma calle y único imputado hasta ahora por la muerte. La trifulca, señalaron ambos, se originó cuando Benítez, muy alterado, aseguró que le habían robado un perro y agredió a la mujer de El Yazid. La pelea acabó cuando los vecinos avisaron a los Mossos. En ese momento, estaban los dos conscientes, y unas 50 personas presenciaban lo sucedido, según el relato de Walid E. La policía les “separó”, uno a cada esquina, para hacer un parte de lo sucedido.

Lahsen y Walid E. declararon que los mossos empezaron a golpear a Benítez cuando se negó a dar la documentación a la agente. Según Lahsen A., la víctima empujó a la policía; Walid E. dice que le dio una patada justo cuando la policía intentó evitar que se marchara del lugar de los hechos. “Cuando le dio la patada, llegó otra patrulla y comenzaron a pegarle cuatro agentes con las manos y con patadas”, dijo, según relataron fuentes judiciales. En ese instante, afirmó el testigo, Benítez “gritaba sin decir nada porque le estaban pegando”. Walid matizó que ninguno de los mossos que golpeaba a Benítez llevaba porra, sino que esa arma la sacó otro grupo de cuatro policías para “apartar a la gente, porque los vecinos estaban tirando cosas a la policía y llamándoles asesinos”, confirmaron las mismas fuentes.

La juez preguntó ayer a Lahsen, que vive en el mismo edificio que El Yadiz A, por qué no relató las agresiones policiales en su primera declaración ante los Mossos. “Tenía miedo. Cómo iba a explicar a unos mossos lo que habían hecho otros mossos”, defendió. Y añadió que ahora quería decir “la verdad, cueste lo que cueste”. Para Walid E., la agresión policial fue en respuesta “a una previa provocación de Benítez, que intentaba marcharse y pegar a los policías”, y detalló las dificultades para reducirle.

Walid E. relató a la juez que cuando llegaron los mossos, Benítez espetó: “Yo vivo allí y me voy”. La pelea se produjo frente al número 20 de la calle de la Aurora y la víctima residía en el 16. En ese momento, tanto El Yadiz A. como Benítez estaban heridos. Según la declaración de Lahsen A., Benítez solo tenía “un poco de sangre en una aleta de la nariz, y un poco en el dedo y un hilito de sangre”. Para Walid E., tenía sangre “en la cara, en los brazos, en las manos y en la camiseta”, después de haber recibido golpes en “la cabeza, en la cara y en la barriga”.

Según el relato de Walid E, la agente le “cogió del brazo” y le dijo que se quedase. Pero como no pudo retenerle, “saltaron sobre él” para pararle, y le tiraron al suelo, agarrándole de los brazos y las piernas. Pero ni así consiguieron frenarle. Benítez se levantó de nuevo, y el propio Walid E. intervino también, cogiéndole “por el cuello por atrás”. Benítez respondió entonces propinándole una patada a la mosso, según su declaración. A partir de entonces es cuando, según ambos testigos, los mossos respondieron golpeando a Benítez, hasta tirarle de nuevo en el suelo y reducirle. Cuando iba a ser trasladado en el coche policial, se desvaneció, según el atestado de los Mossos, que consta en el sumario. Los médicos trataron de reanimarle en la misma calle y le trasladaron en estado crítico al hospital Clínic, donde murió a las tres y media de la madrugada.

Cuando llegaron los Mossos al escenario de la pelea inicial, todo estaba ya tranquilo, según las diversas declaraciones que constan en el sumario y las propias versiones que ha recabado este diario. Eso hace sostener a allegados de la víctima que si la policía no hubiese intervenido, posiblemente Benítez seguiría vivo. Consultado por este diario, el abogado de la acusación particular, David Aineto, rehusó hacer comentarios al respecto para no interferir en la investigación judicial. Aineto alertó, no obstante, de que la familia de Benítez llegará “hasta el final” para aclarar los hechos.

Entidades sociales anuncian que se presentarán como acusación popular

El malestar se ha trasladado a El Raval, donde varias entidades sociales, vecinales y de defensa de los derechos humanos anunciaron ayer en una rueda de prensa que se personarán como acusación popular contra la actuación de los Mossos. Y lo harán con el testimonio de una decena de vecinos del barrio que, presuntamente, contradicen la versión de los agentes.

Esos testigos aseguran, supuestamente, que los mossos dieron una “paliza muy grave” al empresario durante “más de 10 minutos”. Unos hechos tan “largos, desagradables e impactantes”, que varios vecinos aún están conmocionados, aseguraron los portavoces de las entidades. También defienden que, puesto que el resultado de la autopsia indica que murió por los golpes en la cabeza, eso apunta a los mossos.

Los miembros de las entidades y amigos de la víctima pidieron que la investigación no la realice ningún cuerpo policial —está en manos del Cuerpo Nacional de Policía—, sino un organismo independiente. Una reclamación a la que se sumó Amnistía Internacional. El portavoz de la ONG en Cataluña, Daniel Vilaró, aseguró que “en los últimos años hay demasiados episodios de violencia policial, no son aislados, y sobre todo se concentran en el barrio de El Raval”. Vilaró recordó también que la Unión Europea ya ha mostrado en reiteradas ocasiones su “preocupación” por los numerosos casos de abusos que se dan en España, y pidió a las Administraciones responsables que tomen las medidas necesarias para erradicar este problema.

Amnistía Internacional pide que un ente independiente investigue la muerte de Benítez

Otra de las críticas de la organización internacional es la impunidad con la que, a su juicio, acaban estos casos. Vilaró advirtió de que la falta de mecanismo para la “rendición de cuentas” hacia los agentes provoca que la sociedad no confíe en la policía.