Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSC y Unió replican a Camacho que su lugar no es estar junto al PP

Espadaler coincide con Puig y ve difícil celebrar la consulta en 2014

La concentración del 12-0 en Barcelona reunió en la plaza Catalunya a 30.000 personas según la Guardia Urbana y 160.000 según la entidad Som Catalunya, somos España. Pero los promotores destilaron cierta amargura porque estimaron que podían haber sido muchos más de haber participado federalistas y confederalistas en alusión al PSC y a Unió. El portavoz del colectivo, José Domingo, invitó a esos partidos a reflexionar para que acudan a los actos del Día de la Constitución. La reflexión ya está hecha: el PSC y Unió lanzaron mensajes de que su lugar no es, por una u otra razón, estar con el PP.

Alicia Sánchez-Camacho, líder del PPC, calificó el sábado la doble ausencia de “error histórico”. Y ayer redobló sus críticas al acusar a PSC y Unió de estar en tierra de nadie. Primero reprochó al líder del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba de “abandonar el discurso de la defensa de España” y luego invitó a Unió a “mojarse”. “Duran no tiene tantos inconvenientes cuando representa al Congreso como presidente de la Comisión de Exteriores en el extranjero”, dijo.

Alicia Sánchez-Camacho reprochó al líder del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba de “abandonar el discurso de la defensa de España”

La reacción de socialistas y democristianos fue fulminante. Jaume Collboni, portavoz del PSC, defendió que su partido no podía estar en el 12-O y recordó que su lugar es movilizarse para lograr mejoras sociales y no secundar una “guerra de banderas”. “Nos veréis defendiendo la sociedad del bienestar, los servicios sociales, la justicia social y la salud y la educación pública”, garantizó en el Fossar de la Pedrera en Montjuïc donde asistió a un homenaje a republicanos asesinados durante el franquismo. Collboni argumentó que la “responsabilidad histórica” de lo que pasa hoy en Cataluña es sobre todo del PP y espetó a Camacho que podría haberse ahorrado la manifestación de no haber practicado durante un decenio la “catalanofobia”. Y puso varios ejemplos: la recogida de firmas contra el Estatuto o su recurso ante el Tribunal Constitucional contra esa norma.

El consejero de Interior, el democristiano Ramon Espadaler, esgrimió que Unió no puede manifestarse con el PP y Ciutadans, pero tampoco con el PSC porque también parte de la base de mantener la unidad de España: “Nuestro objetivo no es preservar la unidad de España: es preservar lo sustantivo de Cataluña, que es nuestra identidad”.

La posibilidad de celebrar la consulta en 2014 empieza a estar en entredicho. Espadaler compartió la tesis de Felip Puig, consejero de Empresa y Empleo, que el sábado dijo preferir que se aplace al 2015 si se pacta con el Estado antes que ir al conflicto en 2014. “Creo sinceramente que el Gobierno recurrirá la consulta”, admitió Espadaler, que remachó: “Hay que ser realistas, y la política es sobre todo un ejercicio de eso: coincido con Puig si no esa posible en 2014 y si en 2015”.

Más información