Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior prohíbe el recorrido de la manifestación ultra el 12-0

Espadaler anuncia que autorizará la marcha de plaza de España a Montjuïc

El departamento de Interior de la Generalitat ha prohibido el recorrido de la manifestación ultraderechista convocada para el próximo 12 de octubre que debía transcurrir entre la plaza de Sants y la plaza de España de Barcelona. La marcha sí será autorizada para que transcurra entre la plaza de España y la plaza Sant Jordi, en Montjuïc, el lugar habitual donde cada año se manifestaban los grupos fascistas.

La decisión de Interior será comunicada esta mañana al partido Democracia Nacional, el grupo convocante y que es uno de los que participaron en el asalto a la sede de la Generalitat en Madrid el pasado 11 de septiembre.

El anuncio de prohibición del recorrido de la manifestación lo ha realizado esta mañana en el Parlament el consejero de Interior, Ramon Espadaler, tras una pregunta del diputado de la CUP, David Fernández, quien ha recordado que hace 13 años, con mayoría absoluta del PP y Julia García-Valdecasas de delegada del Gobierno, "se mantuvo aislados a los ultras en Montjuïc".

La manifestación ultra estaba convocada para las 11 horas del 12 de octubre, una hora antes de la que han convocado PP y Ciutadans en contra de la independencia y que tendrá como escenario la plaza de Catalunya. En otro momento de la sesión de control, la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, ha reprochado al presidente de la Generalitat que no reciba a los organizadores de esa manifestación, convocada bajo el lema "somos España, somos Cataluña". Artur Mas ha respondido que no le constaba que los organizadores le hubiesen pedido una reunión, pero que "no tenía problema" en hacerlo si se lo pedían.

La líder del PP ha preguntado a Mas sobre cómo actuará la Generalitat ante esa marcha y el presidente catalán ha respondido que "como cualquier otra, faltaría más". El presidente catalán ha recordado que esa concentración está autorizada y que confía en que "la gente se comporte, como en cualquier otra manifestación".