Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ENCAJE DE CATALUÑA EN ESPAÑA

Santi Vila llama a la calma porque Cataluña “tiene mucho que perder”

El consejero de Territorio defiende que los últimos 30 años han sido los mejores de la historia

Santi Vila, consejero de Territorio de la Generalitat.
Santi Vila, consejero de Territorio de la Generalitat.

Josep Antoni Duran Lleida y su partido, Unió Democràtica, no son los únicos en CiU que rompen el discurso del presidente catalán, Artur Mas, sobre el proceso soberanista. En Convergència Democràtica también hay voces que, de forma discreta pero constante, reclaman moderación para evitar males mayores. El abanderado de este reducido grupo de dirigentes nacionalistas es Santi Vila, consejero de Territorio de la Generalitat y miembro de la dirección de Convergència. Este dirigente ha lanzado esta semana un llamamiento a “serenarse” porque entiende que Cataluña tiene mucho que perder si va “a por todas”.

Vila ha destacado por sus apelaciones al diálogo con el Gobierno central desde que fue nombrado consejero el pasado diciembre. Y repite en todos los foros que participa que para él es vital el entendimiento con la ministra de Fomento, Ana Pastor, si pretende que el histórico déficit de infraestructuras de Cataluña no se agrave aun más en la actual situación de crisis. Este pasado jueves, en un desayuno informativo del Foro Europa, Vila relanzó este discurso en un momento de máxima tensión entre Gobierno y Generalitat.

Vila aseguró que en la sociedad catalana todos, desde los ciudadanos hasta las empresas pasando por los partidos políticos, deben “serenarse”. “Tengo la convicción de que solo puede ir a por todas aquel que no tiene nada que perder. Y como país, como catalanes, tenemos mucho que perder”. Además de esto, Vila insistió en que a Cataluña no le ha ido mal los últimos años. “Los últimos 30 años han sido los mejores de la historia de Cataluña y de España”, certificó. También tuvo guiños hacia el conjunto de España al insistir en que siempre vivirá “como propios” los progresos y fracasos de España.

El discurso de Vila dista de ser mayoritario en la dirección de Convergència, dominada en estos momentos en el entorno de Mas por los defensores acérrimos de la independencia previa consulta de autodeterminación.

Tanto este consejero, como su antecesor en el cargo, Lluís Recoder, se consideran herederos de la línea socialdemócrata y pactista de Miquel Roca Junyent, exsecretario general de Convergència y uno de los padres de la Constitución. Este sector moderado de CDC, sin embargo, se siente poco capaz de hacer rectificar el rumbo de Artur Mas y de la mayoría del partido debido a lo que consideran como un completo inmovilismo por parte de Mariano Rajoy.

Vila ha destacado por sus apelaciones al diálogo con el Gobierno central desde que fue nombrado consejero el pasado diciembre

Los presupuestos presentados esta semana, que de nuevo sitúan a Cataluña en posiciones de cola en lo que a inversión per cápita se refiere, dificultan que el discurso moderado de Vila eche raíces en CiU. “Cada vez que tendemos la mano al Gobierno nos la acaba mordiendo”, ejemplifica un dirigente de este sector, que también cita el endurecimiento de la ley Wert sobre la escolarización en catalán como ejemplo de decisión que imposibilita el diálogo entre el Ejecutivo central y la Generalitat.

Desde fuera del Gobierno los empresarios catalanes también están intentando que Mariano Rajoy rectifique en su actuación sobre Cataluña y haga gestos de distensión, ya sea en materia presupuestaria, de fiscalidad o evitando actitudes que puedan ser consideradas hostiles hacia la lengua catalana.

El consejero de Economía, Andreu Mas-Colell, afirmó ayer que algunos empresarios catalanes se han reunido recientemente con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para mostrarle su preocupación por la situación actual y para pedirle que haga algún movimiento que ayude a la distensión. Sin embargo, el consejero aseguró que estos empresarios “se encuentran con una pared”, hecho que lamentó porque impide que se abra la puerta al “diálogo real”.