Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salud anuncia medidas disciplinarias por la muerte de un indigente en Sevilla

El Virgen del Rocío abre una investigación interna para esclarecer la atención que recibió el fallecido

Entrada del albergue de Sevilla en el que falleció el indigente. Ampliar foto
Entrada del albergue de Sevilla en el que falleció el indigente.

La Consejería de Salud admite que pudo haber errores en la atención que recibió en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla el joven indigente polaco que murió en un albergue municipal horas después de recibir el alta. El departamento que dirige la socialista María José Sánchez ha abierto una investigación interna sobre lo ocurrido para esclarecer “hasta el último detalle” de la actuación de los profesionales que le atendieron y tomar las medidas “disciplinarias y organizativas” que correspondan, según un comunicado difundido por la Consejería.

La dirección del hospital ha dictado la resolución para iniciar la investigación mediante un procedimiento conocido como información reservada. En los próximos días, se tomará declaración a todas las personas que asistieron al indigente y se analizará la historia clínica y el alta médica para intentar averiguar por qué el hombre, que pesaba 30 kilos, murió 13 horas después de recibir el alta del hospital, al que entró por la puerta de urgencias y en el que permaneció apenas dos horas.

Polonia asegura que el caso es “sorprendente e incomprensible”

R. R.

La Embajada de Polonia calificó ha calificado de “sorprendente e incomprensible” la muerte del ciudadano polaco que falleció en un albergue para indigentes de Sevilla horas después de ser dado de alta en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla. Los medios de comunicación polacos están siguiendo el suceso y algunos han presentado al hombre fallecido, de 23 años, como una víctima de la crisis en España.

Ante el interés que ha suscitado el caso, la embajada ha difundido un comunicado en polaco en el que explica que la víctima no llevaba documentación y se está intentando confirmar su identidad para poder contactar con la familia. La oficina diplomática señala también que las autoridades de aquel país están en contacto con las españolas para “explicar las circunstancias de la muerte”.

En el texto, la embajada explica además que “hasta ahora” los servicios sanitarios y sociales españoles siempre han ofrecido ayuda a las personas que se encontraban en una situación difícil (“falta de trabajo u otros problemas, incluyendo problemas de salud”, señala el documento). “En el país hay un amplio sistema de asistencia social, así como muchas fundaciones e instituciones para ayudar a personas sin hogar o que padezcan enfermedades crónicas o problemas de adicción”, añade el texto.

En España viven alrededor de 100.000 polacos y, según el portavoz de la embajada, hay “un número indeterminado” que atraviesa dificultades relacionadas o no con la crisis. Los servicios sociales españoles “siempre” han colaborado con la embajada para garantizar la asistencia a estas personas e incluso facilitarles su vuelta a Polonia, según el texto difundido ayer, que asegura que la muerte del joven indigente tras un fugaz paso por el hospital es “un caso sin precedentes”, “sorprendente e incomprensible”.

La Policía Nacional y la Embajada de Polonia en España continuaban, al cierre de esta edición, intentando certificar la identidad del hombre y contactar con su familia polaca.

No llevaba encima documentación, pero el juez y la policía han remitido a la Embajada una identidad, la de Piotr Piskozub, extraída de un documento encontrado en el albergue. Sin embargo, las autoridades españolas y polacas no daban por seguro que esta fuera la identidad del hombre porque la documentación encontrada no lleva foto, por lo que la policía no está convencida de que corresponda al indigente muerto que, según los primeros datos, tampoco tenía domicilio en Sevilla y vivía en la calle.

Mientras concluye la identificación del fallecido, el cadáver continúa en el Instituto Anatómico Forense de Sevilla, donde se le ha realizado la autopsia. Los resultados provisionales apuntan a que el hombre padecía una bronconeumonía, pero falta por saber si fue esta la que le causó la muerte.

La consejera de Salud aseguró el jueves que le habían prescrito un tratamiento en el hospital, pero el departamento que dirige María José Sánchez no ha precisado en qué consistía este tratamiento ni si era para combatir la bronconeumonía u otra dolencia. La concejal de Familia y Asuntos Sociales, Dolores de Pablo-Blanco (PP), declaró el jueves que, según el informe facilitado por los médicos a los técnicos del Ayuntamiento, el hombre se encontraba deshidratado y desnutrido.

Según la versión dada por el Ayuntamiento, el martes por la noche dos vecinos avisaron al Servicio de Emergencias 112 entre a las 21.57 y las 22.15 para alertar de que había un hombre en mal estado tumbado en el suelo en la avenida República Argentina. Una ambulancia se desplazó al lugar y le trasladó al Hospital del Virgen del Rocío, donde, según señaló el jueves la consejera de Salud, le administraron el tratamiento que los médicos creyeron conveniente y, al ver que mejoraba, decidieron darle el alta en apenas dos horas.

Desde el hospital se solicitó la asistencia de los servicios de emergencia municipales sobre la 1.00 de la madrugada del miércoles porque los facultativos consideraron que, en las condiciones en las que se encontraba el enfermo, no debía pasar la noche en la calle.

El Ayuntamiento ha explicado que al llegar al albergue le ofrecieron una papilla de leche y galletas porque los técnicos que le atendieron creían que no había comido ni bebido nada. Pero, según fuentes municipales, no probó la comida. Pasó la mañana del miércoles en la sala habilitada para el descanso diurno, donde permaneció varias horas dormitando hasta que, pasadas las 14.00 horas, usuarios y trabajadores del albergue se percataron de que no se movía y llamaron a 112.

Mientras un juzgado investiga las circunstancias en las que se produjo la muerte, el defensor del Pueblo andaluz, Jesús Maeztu, ha abierto una investigación de oficio. “Se trata de un hecho muy lamentable del que todavía no tenemos ningún dato”, afirmó el defensor.

Cronología de los hechos

  • A las 21.57 del pasado martes, el servicio de emergencias 112 recibió la llamada de un vecino informando de que había un indigente tumbado en el suelo y protegido con cartones frente a un restaurante de comida rápida de la Avenida República Argentina de Sevilla. A las 22.15 se recibió una segunda llamada del mismo caso. El 112 avisó a los servicios sanitarios y a la policía.
  • E El hombre ingresa por urgencias en el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla a las 00.30 del miércoles. Es atendido en el centro hospitalario y recibe el alta a las 02.05 de la madrugada. Los facultativos del hospital llaman al servicio de emergencias sociales del Ayuntamiento para que lo atiendan posteriormente.
  • E De madrugada es instalado en el Centro de Acogida Municipal de la calle Perafán de Ribera, donde se le ofrece la cena y un lugar para dormir.
  • E El miércoles por la mañana se le ofrece el desayuno.
  • E A mediodía del miércoles su cadáver es encontrado por el personal del albergue tumbado en unos asientos de la sala de usos múltiples del centro.
  • E Según los avances de la autopsia facilitados por fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, se establece que la hora del deceso podría situarse entre las 15.30 y las 16.00 del miércoles. Aparentemente falleció de bronconeumonía.