Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conde Roa, condenado a dos años de cárcel por defraudar 291.000 euros

El exalcalde de Santiago tendrá que pagar una multa de 580.000 euros

El exalcalde de Santiago, Gerardo Conde Roa
El exalcalde de Santiago, Gerardo Conde Roa

El exalcalde de Santiago Gerardo Conde Roa ha sido condenado a dos años de cárcel por defraudar a Hacienda, a través de su promotora inmobiliaria, 291.000 euros. El fallo judicial, anticipado por Europa Press, impone al que fue regidor compostelano hasta abril de 2012 —dimitíó al conocerse que el fiscal se querellaba contra él por este fraude— una multa de 582.000 euros, el doble de la cantidad defraudada. Conde Roa, del Partido Popular, no irá a prisión porque no tiene antecedentes penales, aunque sigue imputado en otras dos causas judiciales: la Operación Pokémon, que investiga el supuesto pago de sobornos a cambio de contratas públicas en varios municipios gallegos, y otro caso abierto en Santiago por presunta persecución a un agente de la policía municipal que había denunciado a un miembro del PP local al que sorprendió conduciendo ebrio.

 La sentencia del Juzgado de lo Penal número 1 de Santiago ha sido fulminante. El juicio contra Conde Roa, que logró pasar inadvertido en medio del revuelo que ha causado en la capital de Galicia el asesinato de la niña Asunta Basterra, quedó visto para sentencia el pasado viernes. En solo tres días el juzgado ha emitido la sentencia condenatoria por unos hechos que estaban fundamentados en un detallado informe de la Agencia Tributaria. El abogado de Conde Roa, Ramón Sabín, anunció a Europa Press que recurrirá el fallo judicial.

La sentencia considera probado que el exalcalde no ingresó en Hacienda los 291.000 euros correspondientes a la venta de 61 viviendas, construidas en 2010 a través de su promotora inmobiliaria Geslander, y que Conde Roa sí había cobrado a los compradores de los pisos. Durante el juicio, la defensa del miembro del PP alegó que su cliente nunca había tenido intención de defraudar, sino que no pagó el IVA porque no disponía de liquidez, y que los hechos no eran, por tanto, constitutivos de un delito penal. Pero ya el juez que instruyó el caso, José Antonio Vázquez Taín, había acreditado en su día que Conde Roa nunca pidió a la Agencia Tributaria el aplazamiento del pago, pese a que era consciente de que disponía de ese mecanismo legal porque lo había utilizado en otras ocasiones anteriormente. Durante las diligencias, también quedó probado que, el mismo año que dejó de pagar el IVA a Hacienda, el exalcalde se autoconcedió, a través de Geslander, un préstamo personal de 600.000 euros.

Conde Roa alcanzó la alcaldía de Santiago, un cargo que llevaba persiguiendo desde hacía muchos años, en la primavera de 2011, tras lograr la mayoría absoluta al frente del PP. Menos de un año después, en abril de 2012, se desató la tormenta política al publicar este diario que el fiscal, a partir de un informe de la Agencia Tributaria, se querellaba contra él por fraude a Hacienda. Durante una semana, Conde Roa se aferró al cargo, pero las presiones de su partido le obligaron a dimitir y ceder el puesto al actual regidor, Ángel Currás.

 

Más información