Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Navarro acusa a Mas de romper la unidad del derecho a decidir

El líder del PSC considera "una traición" la resolución del Parlament para llevar la consulta al Congreso

Pere Navarro en la convención del PSC en Tarragona. Ampliar foto
Pere Navarro en la convención del PSC en Tarragona.

Pere Navarro ha reaccionado este sábado con dureza después de que el Parlament aprobase una resolución que fija un plazo de tres meses para negociar la consulta soberanista con Mariano Rajoy. Para el líder del PSC se trata de una “traición”, de la que responsabilizó al presidente de la Generalitat, Artur Mas, y a los partidos que apoyaron el texto: CiU, Esquerra, ICV y la CUP.  "La votación del Parlament marca un antes y un después. Que no nos vuelvan a pedir unidad", ha advertido Navarro, quien en varias ocasiones ha calificado de "gran escándalo" la votación sobre las resoluciones del Parlament.

Los socialistas no suscribieron la resolución porque el jueves, pactaron con CiU, Esquerra e Iniciativa otro texto rebajado a favor de la celebración de la consulta.  Ese texto de consenso se le encargó en julio al expresidente del Parlament Joan Rigol como evidencia del apoyo social que se visualizó en la reunión del Pacto Nacional del Derecho a Decidir del 26 de junio. El PSC no acudió a la cita pero dijo que suscribiría el texto que consensuase Rigol.

Por ese motivo, Navarro ha calificado de “gran escándalo” que se aprobara la resolución que fija los tres meses de negociación, así como concretar una pregunta clara antes que acabe esta año y hacer la consulta en 2014. “Es una falta de respeto a Rigol y a las entidades”, dijo el líder del PSC. “Esto no son maneras de hacer política y se están cargando la unidad”, remachó, a la vez que reclamó a los partidos firmantes que demuestren “con hechos” que están por el consenso.

Horas antes de que se votase esa resolución, Iniciativa per Catalunya negoció con el PSC para evitar que quedara descolgado, según han explicado los ecosocialistas. El nuevo distanciamiento del PSC del soberanismo coincide con su acercamiento al PP, que se visualizó en la escena de butaca de Navarro con Alicia Sánchez-Camacho en busca de apoyo a la reforma federal de la Constitución. La dirección socialista dijo ayer que el encuentro se fijó hacía 10 días.

El arreón dialéctico de Navarro se ha producido en la primera de las cuatro convenciones que ha organizado el PSC para abrir el partido a la sociedad. La de ayer se celebró en Tarragona y se centró en el Estado del bienestar, el modelo productivo y la economía. Los socialistas llevan meses recogiendo propuestas en más de cien municipios y en reuniones con entidades sociales.

La diputada Eva Granados ha hecho una defensa cerrada de la necesidad de mantener las políticas sociales y de evitar que se conviertan en “un negocio” o un “subproducto de la economía”. Rocío Martínez-Sampere, también diputada autonómica, ha reclamado un cambio en las políticas públicas y retocó la célebre frase de José Luis Rodríguez Zapatero (“bajar impuestos es de izquierdas”). con el añadido de “subirlos también puede serlo”.

Miquel Iceta, presidente de la Fundación Rafael Campalans, ha insistido en la tesis del PSC de que “la solución no pasa por crear nuevas fronteras ni provocar una división social”. “Ni romper, ni quedarnos como estamos, sino lograr una reforma federal”, la postura intermedia que defiende el partido y que resulta difícil de transmitir.

Sin embargo, al mismo tiempo, CiU y ERC habían pactado otro texto donde se elevaba el tono y se comprometían a la celebración de la consulta, así como a llevar el tema al Congreso para que se autorizara la votación. Poco antes de la votación del viernes, ICV y la CUP se sumaron a ese texto de nacionalistas e independentistas que dejó al PSC en fuera de juego por considerarlo inasumible.

"Han traicionado la confianza depositada en Joan Rigol", ha dicho Navarro esta mañana para referirse a las cuatro formaciones soberanistas. "Y ha sido el propio Mas quien ha traicionado esa confianza y se ha cargado la unidad", ha remachado.

Para el líder socialista, lo ocurrido en la votación "es una falta de respeto a Rigol y a las entidades" del Pacto por el Derecho a Decidir. "Esto no es manera de hacer política", ha insistido. Después ha anunciado que los socialistas seguirán defendiendo la propuesta de reforma federal.

Las palabras de Navarro se han producido en la apertura de la Convención Abierta Progresista de Cataluña, el primero de cuatro encuentros organizados por el PSC en su intento de abrirse a la sociedad. Los socialistas han organizado tres foros de debate sobre el estado de bienestar, el modelo productivo y la fiscalidad y la economía.

Más información