Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
debate de política general

Mas y Junqueras exigen estructuras de Estado para salir de la crisis

El republicano evita criticar al presidente catalán y culpa al Gobierno central de la situación

El líder de ERC, Oriol Junqueras.
El líder de ERC, Oriol Junqueras. albert garcía

Si los diputados del Parlament esperaban encarar el segundo día del Debate de Política General con una intervención centrada en la independencia se han llevado una sorpresa. El líder de ERC, Oriol Junqueras, ha apartado por unos minutos el debate sobre la secesión y ha dedicado su intervención en hacer un análisis de la crisis. Aunque en el último minuto de su discurso ha dejado claras sus intenciones: la única salida para la situación económica de Cataluña es que la comunidad es tener un Estado.

“Necesitamos dotarnos de todas las herramientas posibles. Y sin duda, las mejores herramientas posibles son las de un Estado. Si algunos de nosotros somos independentistas es por muchas razones, una de las cuales es que tenemos una necesidad urgente”, ha sentenciado Junqueras. El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha respondido dando la razón al republicano, pero ofreciendo el referéndum como paso previo: “Estoy de acuerdo, nos faltan los instrumentos de un Estado. Durante mucho tiempo hemos pensado que el Estado que nos podía proteger era el español. ¿Y ahora, nos las puede ofrecer? La respuesta es votar, son las urnas. La decisión la debe tener el pueblo de Cataluña”.

Junqueras y Mas han demostrado que la intención de CiU y ERC en este debate era ofrecer un bloque fuerte, prácticamente sin fisuras. Solo la contundencia ha separado a Junqueras de un Mas que ha querido ser prudente. El republicano ha compartido el tono optimista de CiU en su análisis de ayer, pero le ha avisado: “Hay elementos para la esperanza, pero no para la euforia”. En su análisis económico, el republicano ha evitado prácticamente toda crítica al Gobierno catalán –solo un leve reproche a los “ulteriores recortes” por afectar a la “cohesión social”, sin citar el apoyo de ERC al tijeretazo.

Ha centrado toda su artillería en el Gobierno central: “El total del Presupuesto de Cataluña no lo decide ni el Gobierno ni el Parlamento. Lo decide el Ejecutivo español. En un contexto como el actual, de tanto sufrimiento, de nuestra gente, no podemos decidir nuestro Presupuesto”, ha lamentado Junqueras. Mas le ha dado la razón pero ha matizado: Interpreto que lo dice porque en Madrid se toman las decisiones claves y definitivas para que nuestros márgenes de déficit sean unos o sean unos otros”, ha dicho el líder nacionalista, que ha descrito la “indefensión catalana” frente al Gobierno. Otro supuesto desagravio citado por ambos mandatarios ha sido la subida de impuestos del Ejecutivo del PP, con especial énfasis en el IVA.

En paralelo al proceso soberanista, CiU y ERC dedicarán las próximas semanas a elaborar los Presupuestos de 2014. Junqueras le ha reclamado a Mas que las cuentas sean “las más sociales de la historia”, tras constatar que el límite de déficit obligará a reducir en 1.000 millones de euros las cuentas de este año. Mas, que ayer prometió que no habrá recortes adicionales, ha cogido el guante: “Los intentaremos hacer como me ha comentado. Nuestras cuentas son un 20% más pequeñas que hace tres años. Pero dentro de lo que queda, lo que pesarán más que antes serán las políticas sociales”, ha prometido el presidente, que ha añadido otra crítica al Gobierno: solo con el dinero que debe el Estado por la disposición adicional tercera del Estatuto, 1.700 millones de euros, se podrían hacer los Presupuestos, según Mas.

La solución para Junqueras es la independencia, y para Mas, el referéndum. El republicano, que siempre presiona a Mas para que sea más contundente y concreto en el proceso soberanista, ha aparcado hoy cualquier diferencia con el presidente catalán e incluso ha tolerado la prudencia del presidente catalán, que ha evitado en todo momento hablar de independencia. “Es evidente que este proceso no lo impulsaremos todos con el mismo entusiasmo”, ha aceptado Junqueras. El republicano tenía un objetivo en el debate y lo ha cumplido: mostrar que el pacto entre CiU y ERC goza de buena salud.

Más información