Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
pleno

PNV y PSE abren hoy un nuevo tiempo sobre fiscalidad en Euskadi

Los firmantes del pacto afrontan el pleno sin garantías en Álava y Gipuzkoa

El Parlamento dará hoy vía libre efectiva a lo que ya aceptó en abril, cuando el PSE logró su particular victoria contra el frente foralista de PNV y PP al aprobar la Cámara su capacidad para “debatir y acordar” sobre fiscalidad. Era una de las exigencias socialistas para el pacto con el PNV y, una vez sellado, el salón de plenos vivirá hoy su escenificación a través de un pleno monográfico. El pacto PNV-PSE incluye que la Cámara “debata y acuerde las líneas básicas de la fiscalidad”.

Será el segundo pleno de este tipo en siete meses, pero tendrá un sabor distinto —con cambios en el sentido de las votaciones— y resultará más decisivo. Y no tanto por el incremento del poder objetivo del Parlamento, sino por el pacto entre peneuvistas y socialistas, que harán valer en una segunda fase su influencia y el peso de sus votos, en el foro en que las votaciones afectan directamente a las declaraciones tributarias de ciudadanos y empresas: las Juntas Generales. Ni PNV ni PSE han querido sacar de las Cámaras forales la competencia; de hecho, el único parlamentario de UPyD lo reclama en solitario.

El valor político del pleno de hoy será alto por el papel que el PNV ha tenido que reconocer al Parlamento en materia de fiscalidad. Lo que ahora incluye el pacto y se materializa en la Cámara con el aval peneuvista fue calificado en abril por su parlamentaria Josune Gorospe como un intento de “modificar por la puerta de atrás” el sistema fiscal vasco y de dar una “colleja” a su partido, que perdió con el PP la votación.

En cuanto a los efectos prácticos, las resoluciones que apruebe hoy la Cámara serán importantes, al menos en el caso de Bizkaia, donde PNV y PSE suman mayoría. La incógnita sigue vigente en Álava y Gipuzkoa, donde ambos partidos no gozan de esa mayoría y, por tanto, no tienen garantizada la traslación inmediata de sus decisiones.

PNV y PSE recogerán en sus propuestas conjuntas de resolución las ideas principales de su pacto en materia fiscal, pero no se adentrarán en detalles como los tipos efectivos. Eso lo dejarán para sus representantes en las Juntas Generales. Esta decisión busca mantener el equilibrio entre la reivindicación socialista de que el Parlamento pueda discutir y decidir en materia tributaria y la defensa de las competencias forales por el PNV. Las propuestas también facilitarán la adhesión de votos de otras formaciones en cuestiones concretas en las que no se descartan incluso unanimidades.

Antes de la presentación de las propuestas de resolución ya han llegado las críticas de otros partidos. EH Bildu censuró ayer por boca de su parlamentario Oskar Matute las propuestas por “huecas y difusas”. Para la coalición, Euskadi va a tener un Parlamento de “eficacia limitada” en materia fiscal. En esto coincide con el PP, cuyo portavoz económico, Antón Damborenea, redujo el pleno monográfico de hoy a un “paripé” con "efectividad cero".

La sesión llega precedida de un incesante y diario cruce de declaraciones sobre los pros y contras de la reforma fiscal pactada por PNV y PSE. La coalición abertzale sostuvo ayer que el acuerdo es una "copia mala", por insuficiente, de lo que Bildu ha hecho en Gipuzkoa. Casi al mismo tiempo, el PP aseguraba que supone "casi una copia calcada" de la fiscalidad de dicho territorio.

Asociaciones empresariales también han lanzado críticas casi diarias a la reforma. Patxi López, aceptó ayer que la nueva normativa en ciernes "tocará" a algunos empresarios, pero recordó que reciben mucho dinero en ayudas. Del lado peneuvista, José Luis Bilbao les recordó que cada uno defiende sus intereses.

Descartada la adhesión hoy al pacto de una tercera formación, ya todo el mundo mira a las Juntas, donde los partidos deberán trabajar contra el reloj para lograr modificaciones fiscales que activen para 2014 la nueva normativa. Un posible avance se dio ayer en las Juntas alavesas ayer con las resoluciones tras el pleno de política general. Un texto que reclama una "reforma fiscal integral para dotar de recursos a la Administración" salió adelante con el apoyo de PNV, PSE y EB y la abstención de Bildu y PP. Los populares no rechazaron la propuesta pese a que su diputado general ha defendido una reforma que apoye "a las familias" cuando la otra "plantea lo contrario, el apoyo a las Administraciones públicas".