Fabra logra un respiro de Montoro antes del debate de política general

El presidente del Consell se escudará en la cuestión identitaria para atacar a la oposición

El presidente del Consell, Alberto Fabra, y el vicepresidente, José Ciscar, durante un pleno de las Cortes.
El presidente del Consell, Alberto Fabra, y el vicepresidente, José Ciscar, durante un pleno de las Cortes.MÒNICA TORRES

El presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, tendrá que demostrar hoy que es capaz de liderar la “rebelión responsable” que asegura enarbolar su Gobierno en materia de financiación. Y no lo tiene fácil. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, le dio este lunes un respiro a Fabra al consentir que los fotografiasen mientras el jefe del Consell le hacía entrega del informe sobre la financiación autonómica elaborado por los expertos nombrados por las Cortes Valencianas. Tras la reunión, Fabra declaró que “las conclusiones del informe de los expertos marcarán la posición valenciana en el Consejo de Política Fiscal y Financiera” y recalcó que el ministerio “reconoce deficiencias” en el actual modelo de financiación.

El problema es que la fotografía no sirve para ocultar la decisión unilateral del Consell de aplazar, hace apenas unas semanas, la tramitación en el Congreso de los Diputados de la reforma del Estatut en la que se exige al Estado una inversión acorde al peso de la población valenciana. Además, la imagen de Fabra con Montoro llega días después de la del líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig, y el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, con el mismo informe.

Un año después

La segunda reforma. Un año después de proponer Fabra un nuevo cambio en el Estatut para rebajar el número de diputados, el Consell ha aprobado un anteproyecto de ley sin consenso previo con la oposición. El pacto social que formalizó en su discurso de Año Nuevo está encallado.

Plan de Empleo fallido. La iniciativa para incentivar, con ayuda de ayuntamientos y diputaciones, 15.000 contrataciones en tres años ya está en marcha, pero no ha tenido la respuesta esperada y, previsiblemente, se tendrá que reformar.

Universidades y marca. Fabra se comprometió hace un año a confeccionar un nuevo mapa de titulaciones y lo ha hecho. No ha cumplido hasta ahora con la idea de unificar todas las universidades públicas en una sola marca y en implantar el inglés en todos los grados universitarios.

Infraestructuras. Los compromisos para que el AVE llegue a Castellón en 2015 y el tercer hilo del corredor mediterráneo esté completo en 2016 se mantiene.

Con estos antecedentes, Fabra tendrá que ir más allá que hace un año, cuando, en el anterior debate de política general, prometió: “Continuaré reclamando que los ciudadanos de nuestra tierra reciban la financiación autonómica y las subvenciones del Estado que les corresponden”.

Hoy a Fabra ya no le valen los buenos propósitos, porque la oposición y la clase empresarial le exigen que se parta la cara en Madrid. En ese contexto, el presidente valenciano, que el año pasado pidió paciencia con Rajoy, ahora pedirá tiempo para él.

Para justificar la demanda, Fabra ha hilvanado un discurso cargado de indicadores económicos. De datos que, en opinión del PP, suponen un punto de inflexión en la crisis que, más pronto que tarde, tendrán su reflejo en la creación de empleo y en una recuperación económica que posibilitará una mejora de la financiación. Con estos parámetros, los populares intentarán consensuar a lo largo de la jornada de hoy una propuesta de resolución para reclamar al Gobierno un sistema más equitativo y justo para la Comunidad Valenciana.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En Presidencia son conscientes de que, esta ocasión, la oposición no se conformará con compromisos vagos y que exigirá medidas concretas en materia de financiación que puedan ser ratificadas en el Congreso de los Diputados.

A partir de estas premisas, las cifras de las exportaciones, los datos de las pernoctaciones hoteleras, la mejora de la internacionalización de las empresas valencianas, la reforma de la Administración autonómica y los datos sobre la reducción del sector público empresarial serán la peana sobre la que el jefe del Consell propondrá nuevas medidas para incentivar la creación de empleo y la aparición de nuevas empresas.

El PP busca pactar una resolución con la oposición sobre la financiación

En su alocución, el jefe del Consell tiene previsto remarcar su voluntad de mantener la prestación de los servicios esenciales (sanidad, educación y bienestar social) sin reducir la calidad y el nivel de satisfacción de los ciudadanos. El discurso del presidente de la Generalitat también incluirá referencias a la defensa de las señas de identidad valencianas. Una carta que utilizará para deshacerse de los ataques de la oposición. La previsión es que la intensidad del discurso identitario de Fabra sirva para contrarrestar la dureza de las críticas de los portavoces de la oposición.

En esta ocasión, los populares confían en que la corrupción no se convierta en el elemento central del discurso de la oposición, aunque la presencia del exconsejero Rafael Blasco en el hemiciclo como diputado no adscrito otorga argumentos a Fabra para afirmar que mantiene su tolerancia cero frente a los casos de corrupción.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS