Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cañete: “No quiero ser el ministro que acabó con el arroz en el Guadalquivir”

El titular de Medio Ambiente recuerda que antes de realizar el dragado del río se deben proteger los cultivos y Doñana

El ministro de Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete.
El ministro de Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete.

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, se ha vuelto a pronunciar este jueves sobre la ampliación del dragado del Guadalquivir, un incierto proyecto que quiere acometer el puerto de Sevilla. "No quiero pasar a la historia como el ministro que acabó con el cultivo del arroz en el Guadalquivir y salinizó las marismas de Doñana", ha dicho el ministro en referencia a los riesgos de este proyecto, al que se oponen, entre otros, agricultores, ecologistas y el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco.

Arias Cañete ya ha comentado en varias ocasiones que, antes de acometer la profundización del dragado para que llegue a Sevilla barcos de más calado, se tendría que buscar una solución para evitar el daño que se podría causar a los cultivos por un hipotético aumento de la salinidad y la erosión de las márgenes del río. 

El ministro ha recordado este jueves que la primera de las medidas correctoras que debe cumplirse es evitar esa salinidad mediante un proyecto de modernización del regadío del arroz. Pero esa obra costaría 180 millones de euros, y el Gobierno central está buscando ahora financiación. El objetivo es que al menos una parte pueda encuadrarse dentro de la convocatoria de fondos europeos 2014-2020.

La otra importante medida correctora sería la protección de las márgenes fluviales de Doñana, algo que no ha hecho aún el puerto de Sevilla. "Está todo perfectamente regulado, lo que hace falta son proyectos sólidos, consistentes y de la envergadura necesaria para evitar daños al río en su desembocadura", ha incidido Arias Cañete, informa Europa Press. Interrogado sobre la posibilidad de que el puerto pierda los fondos europeos que estaban asignados para el dragado por el retraso en su ejecución, el ministro ha señalado: "todo esto se sabía desde hace muchos años, el puerto podría haber hecho este proyecto hace casi diez años, cuando se dio a conocer la primera Declaración de Impacto Ambiental". 

 

Más información