Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el alcalde socialista de Sant Pere de Ribes para facilitar la gobernanza

La concejal Abigail Garrido releva a Josep Antoni Blanco, ambos del PSC, al frente del Consistorio

El socialista Josep Antoni Blanco ha presentado su dimisón como alcalde de Sant Pere de Ribes (Garraf) tras estar en el cargo durante 18 años, sumando las dos etapas en las que ha dirigido el consistorio. Su renuncia se hará efectiva el próximo lunes en un pleno extraordinario en el que pasará el relevo a su mano derecha en el ejecutivo local, la concejal Abigail Garrido. Blanco abandona el cargo a mitad de un mandato en el que ha gobernado en minoría, y con una inestabilidad política que le ha impedido, por ejemplo, aprobar los dos últimos persupuestos municipales. Blanco se muestra confiado en que los grupos de la oposición vean su marcha como “una oportunidad para sumar y facilitar la gobernabilidad del consistorio”. Para ello reclama a la oposición (formada por CiU-ViA, Unitat Municipal 9, PP e ICV) que deje de banda los personalismos y el partidismo para pensar en los intereses de la ciudadanía, “que es lo que verdaderamente nos pide la gente”.

Josep Antoni Blanco es uno de los nombres importantes del PSC en el Garraf. En las municipales del 2011 consiguió ser el candidato más votado, conservando la que ahora es la única alcaldía de los socialistas en la comarca. Concejal en el consistorio de Sant Pere de Ribes desde 1987, ha sido alcalde entre 1991-1995 y desde el 1999 hasta hoy. Ahora deja la política activa y recupera su empleo en Renfe. Blanco asegura que dimite dle puesto orgulloso del trabajo echo, agradecido por la confianza de los electores y del partido, y convencido de que “los ayuntamientos son ahora más importantes que nunca”. Tras las últimas municipales el PSC pactó ICV-EUiA, pero aún así no consiguió la mayoria. Desde entonces se ha encontrado con muchas dificultades, tanto por el contexto económico actual como por la falta de una mayoría sólida en el Ayuntamiento.

La oposición no le ha puesto las cosas fáciles. Justo antes del verano ICV rompió con el PSC y poco después el grupo municipal de CiU-ViA amagó con una posible moción de censura. Ante tal situación, Josep Antoni Blanco ha dado el paso de dimitir y ceder el cargo a Abigail Garrido, en la que dice confiar plenamente para liderar el municipio “con una visión que vaya más allá de los dos años que quedan de mandato”. El lunes será el pleno de renuncia como alcalde y en un periodo de diez días deberá convocarse la sesión de investidura de la persona que consiga la alcaldía. Si como ha sucedido hasta ahora la oposición no llega a ningún pacto, y cada partido vota su propio candidato, Garrido será la primera alcadesa de Sant Pere de Ribes en la época democrática.

Justo cuando empieza el nuevo curso político, la dimisión de Blanco ha cogido por sorpresa a los grupos de la oposición, que dudan sobre hasta qué punto Abigail Garrido puede aportar un estilo diferente al de la persona que le invitó a entrar en política en 1999. De momento, ninguno de los cuatro partidos de la oposición ha decidido si votarán su propio candidato o si puede haber pactos antes del pleno de investidura.