Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El IVAM acoge la donación del pintor valenciano Fernando Almela

El museo expone una retrospectiva de la obra del artista

Cuadro de Fernando Almela en la exposición del IVAM.
Cuadro de Fernando Almela en la exposición del IVAM.

El Institut Valencià d'Art Modern (IVAM) se convierte en la "casa y centro de referencia" del artista Fernando Almela (Valencia, 1943-Madrid 2009) gracias a la donación a los fondos de la pinacoteca de 192 de obras. Una selección de este conjunto se puede admirar en la exposición retrospectiva que se inaugura este martes en la Sala de la Muralla y que permite que los paisajes y bodegones característicos del creador culminen su "viaje de regreso" a la ciudad que le vio nacer y donde siempre quiso volver.

Así se ha puesto de relieve en la presentación de la muestra, que estará abierta al público hasta el próximo 10 de noviembre y que supone la apertura del inicio de curso expositivo en el IVAM. A la rueda de prensa han asistido el secretario autonómico de Cultura, Rafael Ripoll; la directora del museo, Consuelo Ciscar; los comisarios del proyecto, Sonsoles Vallina y Enrique Gómez-Acebo, y la presidenta de la Fundación Almela-Solsona, Isabel Urueña.

La exhibición está integrada por piezas que forman parte de la donación que la fundación -que custodia y gestiona el legado de Fernando Almela y de quien fue su compañero, el también artista Alberto Solsona- ha realizado a la entidad cultural valenciana según un acuerdo formalizado en 2012.

Para esta síntesis han sido elegidas 83 piezas -46 pinturas, 9 dibujos, 15 grabados, 9 collages y 4 esculturas- que dan fe del universo creativo "personal" y alejado de modas de Almela, que tuvo como guías a autores como Matisse, Cézanne, Morandi y los españoles Joaquín Sorolla y Gerardo Rueda.

El propio Almela reconoció sus influencias: "Podría extenderme en consideraciones sobre que, en el fondo, mi pintura pertenece a la escuela española , sobre al influencia consciente e inconsciente de mi paisano impresionista Joaquín Sorolla o de la escuela valenciana del siglo XIX e, incluso, acerca del mundo mágico de objetos y formas que impregnan mi taller", manifestó.

La naturaleza fue el motivo de inspiración de la producción de Almela, plasmada en una serie de composiciones "sobrias y aparentemente sencillas", ha explicado la comisaria Sonsoles Vallina, que ha subrayado que con esta exposición el creador "se redescubre al gran público".

La especialista ha expresado su satisfacción por la celebración de una muestra que significa "un acto lleno de compensación histórica y de reconocimiento artístico de la obra de Almela".

Por su parte, el otro comisario, Enrique Gómez-Acebo, ha remarcado que Almela pintó siempre "como un valenciano en Madrid", lo que se refleja en sus cuadros de reminiscencias y colorido mediterráneo, aunque, curiosamente, los paisajes que pueblan la obras no son valencianos, ha comentado.

En este sentido, la presidenta de la Fundación Almela-Solsona ha justificado la donación de parte del legado del artista al IVAM en que este museo era "una aspiración insoslayable" porque es una de las mejores instituciones museísticas españolas y porque el propio autor, tal y como dijo en vida, deseó que su obra regresara a su ciudad natal.

En la misma línea, Rafael Ripoll ha celebrado que con esta donación el IVAM incide en su calidad de museo de referencia de un artista "de prestigio nacional e internacional". Finalmente, Consuelo Ciscar ha apuntado que el IVAM "se siente con la responsabilidad de exhibir y hacer partícipe a todas las personas de este capital artístico".